• Franklin Vega

4,5 años de prisión por tráfico ilegal aletas de tiburón en Perú

Por primera vez en Perú y en América Latina, la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental - FEMA logra una condena por tráfico ilegal de especies acuáticas. Se trata de un alijo incautado el 13 de marzo del 2018, en un operativo frente al Terminal Portuario de la ciudad de Chimbote, al norte del Perú. Al registrar el camión constataron que transportaba 1.800 kilos de aletas de tiburón en 51 sacos, las cuales tenían un valor de 18.000 dólares en el mercado peruano.


Captura de pantalla del anuncio de la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental - FEMA por la condena lograda a los traficantes de aletas de tiburón en Perú.


Con el decomiso de las aletas, se entabló una batalla legal en la cual los propietarios intentaron en varias ocasiones que se les devuelvan los 51 sacos de aletas. La primera victoria parcial se produjo el 10 de octubre del 2018, cuando se descartó una apelación para buscaba la devolución del alijo. Para junio del 2020, el Fiscal pidió 5 años con 6 meses de prisión para los empresarios involucrados y el pago de 30.000 dólares como reparación civil y e diciembre del 2020 se ordenó la incineración de las aletas, terminando así los pedidos de los "empresarios" para recuperar el alijo.


La FEMA en su comunicado, del 2 de febrero del 2022, resalta que el fiscal adjunto provincial, Esneider Bustamante Delgado, "demostró la responsabilidad de los imputados Jorge Roldan Angulo Sánchez, subgerente de la empresa AJANSA PERU S.A.C., y Poly Diks Pinto Gonzáles, por traficar aletas de tiburón", por lo que el Cuarto Juzgado Penal de la Corte Superior de Justicia del Santa los condenó a 4 años con 6 meses de pena privativa de la libertad efectiva, por el delito de tráfico ilegal de especies acuáticas, en su forma agravada, tipificados en el artículo 308-A del Código Penal peruano.


Cesar Ipenza Peralta, abogado resalta que este caso refleja que "no hay impunidad y que las autoridades judiciales del Perú toman en serio y con compromiso su trabajo". Además, cuestiona la procedencia de las aletas. "Estas aletas venían desde Aguas Verdes en Tumbes, frontera con Ecuador; por lo que no sería extraño que sean aletas extraídas en Ecuador y que posteriormente pasan a Perú para su exportación hacia el Asia".

Uno de los agravantes en este proceso, que se considera el primer caso ambiental en América Latina que involucra tráfico ilegal de aletas de tiburón, es el comercio de especies de tiburones protegidas como tiburón zorro pelágico, tiburón martillo común, tiburón liso y tiburón sedoso. Estas especies están registradas en el Apéndice II de la Convención Sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES). Para determinar las especies, la FEMA contó el aporte de Sebastián Hernández, Biólogo Marino de la Universidad Veritas de San José-Costa Rica, quien como perito hizo la identificación morfológica y practicó pruebas de ADN a las aletas para identificar las especies de escualos traficadas.


"Este caso nuevamente pone en evidencia la necesidad de que el Gobierno del Ecuador asuma con responsabilidad de evitar comercio ilegal de especies protegidas y más de estos tiburones protegidos y contemplado con convenio CITES" César Ipenza Peralta, abogado especializado en temas ambientales

Esta es la primera condena que logra la FEMA, sin embargo existen más procesos en los distritos de Tumbes, Piura, El Santa Chimbote, Callao en Perú. El contrabando y de aletas de tiburón es frecuente en la frontera de Ecuador y Perú.


Ruta del tráfico de aletas de tiburón entre Ecuador y Perú. Más detalles en el artículo de Andrea Chávez en Bitácora


Por ejemplo, el 6 de julio del 2021 la FEMA de Perú realizó un decomiso de una tonelada de tiburones martillo, una especie protegida, en la frontera entre Ecuador y Perú, en Arenillas. En Ecuador, el 10 de septiembre de 2020 el Ministerio de Producción publicó el ACUERDO Nro. MPCEIP-SRP-2020-0084-A que prohíbe “la comercialización externa o exportación de 5 especies de tiburones; cuatro de martillo Cachuda blanca (Sphyrna zygaena), Cachuda roja (Sphyrna lewini), Cachuda cabeza de pala (Sphyrna tiburo), Cachuda gigante (Sphyrna mokarran), y una del Oceánico, Aletón o tiburón de puntas blancas (Carcharhinus longimanus)”.


Mientras esto sucede en Perú, en Ecuador aún se esperan los resultados de la investigación por la exportación fraudulenta de 26 toneladas de aletas de tiburón, enviadas desde Guayaquil y que fueron incautadas en Hong Kong en mayo del 2020. Desde esa fecha hasta ahora se mantiene como una indagación reservada por la Fiscalía del Ecuador. De ese caso emblemático por el tamaño del alijo, solo se sancionó con una multa administrativa de 3840 por un cargamento valorado en varios millones de dólares en China.


Gustavo Manrique, ministro del Ambiente, Agua y Transición Ecológica, ofreció en una entrevista con Bitácora Ambiental, el 28 de septiembre del 2021, un marco de protección adicional, vía Decreto Ejecutivo o Acuerdo Ministerial, para los 283.000 tiburones que se matan al año en el Ecuador, principalmente por sus aletas. No obstante, en enero pasado preguntamos sobre este tema al equipo del Ministerio del Ambiente y nos indicaron que el Acuerdo Ministerial aún está en la fase de preparación.


Randall Arauz es un reconocido investigador que trabaja en Costa Rica -quien recibió el Premio Ambiental Goldman en 2010 por sus esfuerzos en la protección de los tiburones y la prohibición de la industria de aleteo de tiburones- reclama una protección regional efectiva para los escualos.


En Costa Rica, la rentabilidad pesquería de palangre depende de la captura y comercio de especies en el Apéndice II de CITES... con el beneplácito del gobierno de Carlos Alvarado Quesada, que promulgó en febrero del 2021 que los tiburones NO SON VIDA SILVESTRE, sino especies comerciales, señaló hoy en un trino.


Desembarque de tiburones en la playa Tarqui de Manta. Estos escualos provienen de los barcos cerqueros o atuneros. Foto: Franklin Vega


0 comentarios