• Elena Mejía

El Concejo de Quito nos mintió ¿Yunda les regaló perritos para aprobar su plan inmobiliario?

Actualizado: sep 2

¿Qué pasa con nuestra ciudad? Una ciudad de patriotas que dieron su vida en las faldas del Pichincha. Volcán que desaparece entre el gris del cemento, el gris de la contaminación y el gris de muchas conciencias. ¿Dónde están los verdaderos héroes y heroínas de Quito? Y aunque esto suene a texto de historia de quinto grado, es lo único que nos queda de glorias pasadas. Ahora somos una población que no tiene líderes ni lideresas, solo villanos. Ya no escribiremos más las páginas honrosas de la historia de este país. Ya no.

Foto tomada de Diario La Hora. Jorge Yunda, Santiago Guarderas, Eduardo del Pozo y Soledad Benítez (atrás ) con uno de los 10 perros que entregó en los primeros 100 días de su administración.


Y aunque es verdad que la lucha para la gente de Quito nunca ha sido fácil y siempre que, los intereses de pocas personas han querido primar por sobre el bien común, nos hemos tenido a nosotros, a la gente. La pandemia y la crítica situación del país nos ha golpeado no solo el bolsillo sino la moral. ¿Pero cuándo y en qué momento, esta ciudad que nos llena de orgullo quedó solo como una banderita azul-roja en el balcón? No lo sé ¿fue Barrera, fue Rodas, es Yunda? ¿Somos nosotros que les dimos el voto?


Lo que sé gente de Quito, es que muy pronto deberán desempolvar sus balcones para poner esa bandera a media asta. Porque Quito será vendida por Jorge Yunda con el apoyo del Concejo de Quito. Y por eso, frente a este descalabro, pregunto a ustedes ¿Dónde están aquellos y aquellas que dicen representarnos? Quiénes sí, ganan un sueldo y no están afectados por la pandemia. Quiénes sí, tienen cinco o siete asesores para que les “ayuden” a legislar esta ciudad. ¿Dónde están los concejales de Quito?


Concejales urbanos y rurales cuyo principal objetivo es velar por los intereses de la localidad que los eligió. Hay de todo color político y clase social. Hay los que dicen defender los intereses de los pobres, otros que defienden los intereses de los emprendedores. Y eso está bien, a la final, vivimos en democracia. Esa democracia dicta que los concejales y concejalas formen un Concejo. Un Concejo donde se debe legislar en favor de la gente y la naturaleza. Un Concejo que, en ausencia de una autoridad íntegra, debería estar peleando en contra de los inmobiliarios una guerra por los suelos de esta ciudad. Peleando por mujeres, hombres, ancianos, personas con discapacidad, jóvenes y por la niñez que heredará esos suelos. Pero no.


Este es un Concejo que nos ha fallado. Un Concejo que está roído. Un Concejo que no está ni con Yunda ni con Guarderas sino con los intereses inmobiliarios. Por eso nuestras banderas deberían estar a media asta este 30 de agosto. Porque la gente de Quito ha sido apuñalada en la espalda por esos concejales que juraron defenderlos. Y si usted es una de esas personas que apoya incondicionalmente a uno de estos políticos, porque le prometieron legalizar su barrio, o les dieron la mano con fuerza prometiendo un retorno de sus inversiones al corto plazo, o porque le dijeron un par de cosas bonitas, igual saque la bandera querido vecino, porque le mintieron. Nos mintieron a todas y todos. A continuación, les diré por qué.


La mentira más grande es pensar que el Concejo está en contra del señor Yunda

Ya dice el refrán más rápido cae el mentiroso que el ladrón. Sin embargo, en Quito queda a la interpretación. Por eso es importante conocer las caras de quienes apoyan la venta de nuestra capital. Pero primero recordemos que la mentira del “Quito grande, otra vez” inició a derrumbarse el domingo 1 de agosto (sí domingo) cuando el Arq. Vladimir Tapia secretario de Territorio, Hábitat y Vivienda entregó el Plan de Suelos al recién repuesto alcalde Jorge Yunda. En tanto su alterno Mauricio Marín le decía a los barrios que no pasaba nada y amenazaba, una que otra alma académica, para que callaran. Por eso el Plan de Suelos actual debería ser bautizado como el “Plan de Suelos de Yunda”.


Fue ahí que comencé a sospechar. Bueno ya sospechaba desde antes, pero fue ahí que me quedó claro que dos funcionarios públicos y un medio alcalde venderían Quito a las inmobiliarias de una manera u otra. Pero para que esto funcionara, necesitaban de los concejales y su voto de aprobación. Entonces ustedes dirán, no es posible, pero si la mayoría de concejales no apoyan al señor Yunda. ¿Cómo lo iban a ayudar a vender nuestra ciudad? Ay, gente de Quito pecan de ingenuidad. Y para muestra, en la sesión del 18 de agosto, el Concejo de Quito, en vez de reclamar lo que se debe reclamar, felicitaron el Plan de Suelos de Jorge Yunda que no alcanzaba para ser sincero. ¿No que estaban en contra de Yunda? Ahí todos eran amigos y amigas, con un discurso bien alineado a favor de las inmobiliarias. Yo sospecho que el señor Yunda les regalo perritos. No puedo pensar en nada más.

Captura de pantalla de la cuenta de Twitter del concejal René Bedón.


Concejales que se llenan la boca con “el pueblo” dijeron absolutamente nada. Ahí sí, no existieron los grandes discursos de los concejales del centro urbano, o del sur urbano. Debo ser franca, por un lado, creo que no entendían de qué se trataba el Plan de Suelos y por otro, su discurso populista no llegaba a dimensionar que precisamente esa gente humilde con la cual hacen campaña para ganar votos, está quedando por fuera de la planificación. Tres personas de la sociedad civil, de entre 1600 barrios, fueron invitadas ese día solo a escuchar porque ni siquiera les dieron la palabra.


Y así, frente a un posicionado alcalde que vendía Quito, el Concejo de la ciudad calló. Y por eso, queridas personas que leen esto, aunque que cada vez parece más una novela de Corín Tellado que un municipio, la mentira más grande que les contaron en estas últimas semanas es que el Concejo de Quito está en contra de Yunda. Es mentira. Como diría una amiga, "eso es de boquita para fuera". La verdad es que la mayor coalición dentro del municipio responde a los intereses inmobiliarios, como ya veremos, concejal por concejal, más adelante. Si, aún más adelante, que pena por usted que ya no quiere leer más, pero le animo a poner esos bellos ojos en el siguiente párrafo.


Así de mentira en mentira, llegamos a una sesión que se mantuvo a escondidas y que sucedió el día 25 de agosto, sin el debido procedimiento y transparencia. ¿Qué discutieron ahí? Solo lo sabe Dios y el Secretario del Concejo Samuel Byun Olivo, pero a la final salió un macabro informe el IC-O-CPE-CUS-2021-001 santificando el Plan de Suelos de Yunda. Esos concejales que deberían estar en una lucha por nuestros derechos, porque esa es la función de lo público, le dieron la espalda a esta ciudad, a su ciudad.

Captura de pantalla del informe el IC-O-CPE-CUS-2021-001.


Y no satisfechos con estampar su firma y definir el destino de Quito, le dieron la silla vacía al sector inmobiliario. La silla vacía, que no tiene nada que ver con el juego de cumpleaños querida comunidad lectora, es el único mecanismo de participación que tiene voto en el Concejo. ¿Saben lo que es darle un voto en el Concejo a un sector que busca aprobar el Plan de Suelos de Yunda? Es simplemente firmar la compraventa de la ciudad.


Según información de fuentes allegadas a los constructores positivos el señor Henry Yandún, su líder, ya había informado por chat en Whatsapp, sobre la participación de este gremio en la Asamblea General del Concejo para aprobar el Plan de Suelos. Los representantes de los constructores positivos, que irónicamente son muy negativos para la ciudad, serán Joan Proaño de la inmobiliaria Proaño y Proaño y Santiago Morales vocero de este grupo en los temas de edificios ecológicos con focos chinos.


Se preguntarán ustedes ¿Por qué los villanos siempre ganan? Deben saber que, a pesar de todos los esfuerzos de la sociedad civil, le negaron la silla vacía al Cabildo Cívico de Quito aduciendo atemporalidad en su pedido. Claro como se reunieron el 25 de agosto, a escondidas para que la ciudadanía no sepa de sus oscuras intenciones, la gente del Cabildo apenas se enteró de esto gracias a almas caritativas, metió los papeles el día 26 de agosto.


Ustedes dirán, pero sí es verdad, es atemporal. No tan rápido queridos lectores. Y ahí es cuando digo, que la gente de Quito tiene a la virgen del Panecillo de su lado. Pues resulta que el concejal René Bedón cometió un error y en vez de firmar el informe IC-O-CPE-CUS-2021-001 el 25 de agosto, lo hizo el 26 de agosto, con ello el trámite seguía abierto al momento que la gente del Cabildo ingresó los papeles. Un punto para la gente de Quito y la virgen y todos los santos que aman a esta ciudad.


Capturas de pantalla de las firmas de informe IC-O-CPE-CUS-2021-001 el 26 de agosto, y del informe desfavorables para incluir a la Sociedad Civil en la silla vacía fechado 27 de agosto.


En ese sentido, el informe jurídico que niega la silla vacía a la sociedad civil queda sin sustento. Así que el día de hoy 30 de agosto, el Cabildo Cívico de Quito presentó una acción de protección ante la Corte Nacional. Aún quiteños y quiteñas, tenemos esperanza y si al señor Yunda una comisaría de la mujer de Pichincha le restituyó en sus funciones con un amparo, con más razón la sociedad civil debería ser restituida por la Corte Nacional, en su derecho a ocupar la silla vacía. ¿O será cuestión de regalar también perritos?


Captura de pantalla del oficio con el cual el Concejo de Quito permite la participación del colectivo de constructores positivos.


Bueno luego de esto que parecería una historia para una película, veamos quienes sellaron el destino de Quito, al firmar el informe que se redactó a escondidas de todo el mundo, tras bastidores, porque ya es hora de que los ubiquemos de cara y nombre:


1. Concejal René Patricio Bedón Garzón del partido Movimiento Unión Ecuatoriana, representa a las zonas rurales. El preside de la Comisión de Suelos. Abogado y PhD en Medio Ambiente. Casi me caigo para atrás cuando vi lo del medio ambiente. Hombre titubeante al hablar. Cuando yo lo vi por primera vez a través del Facebook en una sesión del Concejo fue por el seguimiento al tema del Botaniqo. Entre risitas tímidas, él estaba a favor de esta megaobra.


A lo largo de su discurso el objetivo ha sido siempre aprobar el Plan de Suelos y varios proyectos urbanísticos, aunque estos tapen quebradas. Excepto en unos periodos donde creo que se dio cuenta que la Contraloría podía venir a preguntar varias cosas y pidió encarecidamente al asambleísta Diego Ordoñez que le ayudara a ampliar el plazo de entrega. ¿Le interesa la ciudadanía y en especial las zonas rurales que representa? No. Prueba de eso es que el Plan de Suelos no hace absolutamente nada por las zonas rurales del Distrito Metropolitano. El concejal está más preocupado por las zonas urbanas de alta plusvalía. Mal concejal, muy mal. ¿Le regalaron perritos?


Foto del concejal Eduardo del Pozo tomada de la web Ojo al Concejo y de la cuenta de Twitter del concejal.


2. Concejal Eduardo Hussein del Pozo Fierro del partido CREO, que representa a las zonas rurales. Vicepresidente de la Comisión de Suelos. Un ego enorme. El concejal del Pozo tiene un punto extra en mi concejalómetro, por su creatividad. Le he escuchado a lo largo de las sesiones de la Comisión decir de todo para justificar los intereses del sector constructor e inmobiliario. Él hace dúo dinámico con la concejala Hidalgo. Ambos apoyaron a Jorge Yunda para aprobar la ordenanza 126 para reactivar el sector de la construcción. ¿Qué? Pero si ellos salieron a marchar en contra de Yunda. Y del Pozo habla barbaridades en contra del medio alcalde. Ay ¿enserio lectores y lectoras, ustedes todavía creen en eso de perros y gatos? No. Aquí están a favor de los intereses inmobiliarios. Ahí se olvidan de que son blancos de estirpe y se juntan con los mestizos cholos. Hasta reciben perritos de la calle. ¿Le importa al concejal la gente de Quito o la gente de los Valles que pelean contra una megaobra? No. ¿Hizo algo por que los suelos rurales sean respetados? No. ¿Nos dejó participar? No, mejor nos denigró en vivo y está grabado. Aunque también me pasaron la voz de sus expresiones hacia la sociedad civil, al parecer le gusta "cholear" a medio mundo.


3. Concejala María Paulina Izurieta Molina del partido Izquierda Democrática ahora independiente, que representa al Distrito Sur Urbano. ¿Qué decir de esta concejala?, lleva poco en el cargo, reemplazó al concejal Mario Granda quien falleció. A lo largo de las diferentes reuniones la figura ausente. Nunca ahí para tomar una decisión transcendental. Es la típica persona que asiste y se va para la votación. Nunca dijo nada sobre el Plan de Suelos hasta la reunión del miércoles 18 de agosto. Hizo una denuncia de lo que está pasando con los suelos alrededor del Parque Bicentenario. Bien pensé, a lo mejor podía aplicar para ser heroína de Quito. Pero no, solo quedó para villana. A pesar de su algarabía denunciando, luego se quedó calladita y firmó el informe de aprobación. Es verdad que de pronto, luego de esa denuncia, le sacaron los cueros al sol sobre un chat con un emisario del señor Yunda. Creo que no le dieron precisamente perritos para cambiar de opinión.


Foto del concejal Santiago Omar Cevallos Patiño tomada de la web Ojo al Concejo y de la cuenta de Twitter del concejal.


4. Concejal Santiago Omar Cevallos Patiño del partido Concertación 51, que representa al Distrito Norte Urbano. Este concejal es uno de los que debería sacar la cara por mi barrio. Parroquias urbanas como la Kennedy están completamente fuera de la ecuación del Plan de Suelos, al igual que barrios como Cotocollao, La Ofelia, Agua Clara, etc. Este concejal no es de la Comisión de Suelos, es el flamante presidente de la Comisión de la Planificación Estratégica. Esta Comisión es el siguiente peldaño, en el camino a la aprobación del Plan de Suelos y el Plan general del distrito (PMDOT). Es en esta comisión, más amplia, donde se debía frenar al Plan de Suelos de Jorge Yunda. Señor concejal ¿no se dio cuenta que el plan de Quito dice una cosa y el Plan de Suelos otra? Usted tenía la responsabilidad cívica y pública de decir no. Pero en vez de eso usted firmó el informe de aprobación. Ya ni siquiera sé, si a usted le dieron perritos. Lo que sé es que hizo muy, pero muy mal al firmar ese informe. ¿Se dio cuenta que los barrios del norte urbano no se benefician de este plan? O peor ¿Se dio cuenta que los suelos para rellenos sanitarios no están planificados en el Plan de Suelos?


5. Cecilia Soledad Benitez Burgos del partido Fuerza Compromiso Social RC-5, representa al Distrito Norte Urbano. Esta concejala está a favor del señor Yunda; por lo que, no hay sorpresa alguna sobre su firma en el informe que desesperadamente y a oscuras busca que el Concejo de Quito apruebe el Plan de Suelos y el Plan General de Quito (PMDOT). Lo que me llama la atención es que normalmente Soledad Benítez no coalicionaría con Eduardo del Pozo. Se enfrentaría audazmente por defendernos a cholas y cholos. Es lo lógico pues ella pertenece al partido del expresidente Rafael Correa y del Pozo a CREO del actual presidente Guillermo Lasso. Pero como estas firmas no son por cuestiones ideológicas sino porque le regalaron perritos, entonces eso de las rivalidades partidistas quedan solo como un espectáculo. Sin embargo, esta concejala que en su discurso habla mucho de los pobres y de la lucha de clases, debió decir no. Pero del discurso al hecho hay varios rascacielos en el camino.


Bueno y aunque este artículo tiene más por decir y será actualizado, en este momento la ciudad que otroras tuvo héroes y heroínas que siguen en esos libros de historia que los guaguas aprenden en la escuela, ahora solo tiene villanos. Por eso gente de Quito saquen sus banderas azules y rojas en señal de su desacuerdo con la venta de la ciudad, de nuestro Quito. Una ciudad que tiene que ser para todas las personas y no solo para los que puedan costearse un departamento en los pisos más altos de los rascacielos capitalinos.




1,000 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo