top of page
  • Franklin Vega

Nacen iguanas rosadas en Galápagos en medio del tráfico internacional

Estos reptiles solo habitan 25 kilómetros cuadrados en el volcán Wolf, al norte de la isla Isabela, están catalogadas como en peligro crítico de extinción y son parte de la oferta de los traficantes de animales silvestres. Hay evidencias de una incursión no autorizada al área de las iguanas que está en fase de indagación previa en la Fiscalía.


Iguana rosada juvenil. Su coloración cambiará al rosado conforme complete su desarrollo. Foto: Parque Nacional Galápagos.


Luego de un año de buscarlas recorriendo una parte específica de la isla Isabela, guardaparques del Parque Nacional Galápagos lograron ubicar un número no divulgado de neonatos y juveniles de iguanas rosadas (Conolophus marthae).


A pesar que aún no se cuenta con los resultados de los análisis genéticos que confirmen que los bebés iguanas pertenecen a esa especie ya que comparten su hábitat con una especie de iguana amarilla (Conolophus subcristatus), el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (MAATE) anunció ya el hallazgo.


La presencia de las iguanas rosadas neonatas y juveniles es una noticia positiva, sin lugar a dudas. Es la primera vez que se registran animales en diferentes estados de desarrollo y no solo adultos como fue desde los primeros indicios de la existencia de las iguanas rosadas que datan de 1964. En el 2009, se formalizó el "descubrimiento" cuando los herpetólogos Gabriele Gentile de la Universidad de Roma Tor Vergata (Italia) y Howard Snell de la Universidad de Nuevo México describieron para la ciencia la nueva especie, luego de un proceso de investigación y análisis genéticos.

Un guardaparque manipula una iguana rosada adulta. Foto: Parque Nacional Galápagos


Gabriele Gentile, herpetólogo y pionero en el estudio de las iguanas rosadas, resaltó además de la presencia de los ejemplares juveniles, que el descubrimiento sea parte de un proceso de investigación sistemático, en el cual los guardaparques se han involucrado al punto de que fueron ellos quienes lograron ubicar a los juveniles de la iguana. "Estudiamos las iguanas rosadas desde el 2005 y hemos aprendido mucho de la ecología de las iguanas, pero faltan muchas cosas por conocer. Este es un motivo para celebrar un trabajo constante", afirma Gentile.


"Las iguanas rosadas tienen la atención del mundo. Cuando erupcionó el volcán Wolf, recibí llamadas de cadenas de noticias preguntando si la población de iguanas rosadas se afectaría", Gabriele Gentile, científico y profesor de la Universidad Tor Vergata de Roma

Danny Rueda, director del Parque Nacional Galápagos (PNG) en un boletín de prensa acotó que: “es un avance significativo que permite identificar un camino para salvar a la iguana rosada. Conocer todos los aspectos que haga vulnerable su existencia nos permitirá ejecutar acciones oportunas, principalmente en contra de especies invasoras y así evitar que se interrumpan los ciclos naturales de estos frágiles ecosistemas”, acotó Danny Rueda, director del Parque Nacional Galápagos (PNG) en un boletín de prensa.


Las iguanas rosadas están catalogadas como en peligro crítico de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), entre las razones para tener esta alerta mundial están que su población de adultos suma entre 200 y 300 ejemplares, pero en la actualidad deben añadir las iguanas bebé y juveniles.


La otra debilidad de las iguanas rosadas es que únicamente habitan en un área de 25 kilómetros cuadrados en el volcán Wolf, al norte de la isla Isabela. Para llegar al volcán Wolf hay que caminar dos días desde la costa de la isla, por un sendero escarpado, peligroso y agotador. Además, para ingresar a la zona de las iguanas, se requiere un permiso específico del Parque Nacional Galápagos, ya que es una de las áreas más restringidas y protegidas en las islas.

Las iguanas rosadas solo se encuentran en el volcán Wolf, al norte de la isla Isabela, polígono rosado que se aprecia en las tres imágenes. Fotos: captura de pantalla de Google Earth.


En este sentido, para facilitar estas incursiones de investigación y protección, el PNG informó en el mismo comunicado que “se instaló una estación permanente de investigación y monitoreo de la biodiversidad del volcán. Esta infraestructura fue posible gracias al financiamiento de Galápagos Conservancy y el apoyo de Fundación Jocotoco, con quienes además se ejecuta actividades de monitoreo y control de especies introducidas, especialmente en las zonas de alto valor ecológico”.


Hasta el momento los guarparques y los técnicos de las ONG socias del PNG han realizado labores de control de gatos y ratas atrapándolas con trampas o jaulas. Una fuente del MAATE indicó que se utilizará cebos (veneno) para erradicar gatos una vez que estos se terminen de desarrollar este para el Proyecto de Restauración Ecológica de la isla Floreana.


Gracias a la información de los nuevos individuos de iguanas rosadas recopilada en el volcán Wolf, la fuente del MAATE, descarta, al menos por el momento, la posibilidad de plantear un programa de reproducción ex situ, en las instalaciones del Parque Nacional en la isla Santa Cruz.


Caseta en el volcán Wolf cerca a la zona donde habitan las iguanas rosadas que se utiliza como base de guardaparques e investigadores. Foto: Parque Nacional Galápagos



Hay evidencias de incursiones no autorizadas a la zona

Iguana rosada adulta. Foto: Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica.


Las islas Galápagos se caracterizan por las contradicciones y en el caso de las iguanas rosadas, no es la excepción. Mientras el PNG y las ONG realizan esfuerzos físicos y económicos para conservar las iguanas y evitar su extinción, los intentos por traficarlas se incrementan.


Está en marcha un proceso de indagación previa en la Fiscalía del Ecuador ante el hallazgo de evidencias de una incursión no autorizada a la zona donde habitan las iguanas rosadas. Se omiten los detalles sobre este eventual delito a los que Bitácora Ambiental tuvo acceso, con el fin de no interferir en la investigación.


No obstante, se presume que el objetivo de llegar a un lugar tan remoto y agreste se es para capturar algún o algunos ejemplares de iguanas y venderlos en el mercado negro o con permisos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). En las redes sociales se anuncian iguanas rosadas por un valor de USD 500.000 dólares.


La premisa de un posible comercio "legal" se basa en el hecho que apenas un año después del “descubrimiento" de las iguanas rosadas, en el 2010, dos ejemplares vivos se exportaron de Mali (África) a Suiza y se reportaron como criadas en cautiverio. Cuando no se conocen detalles sobre el criadero de iguanas en Mali, si es que acaso existe y las condiciones de la llegada de las iguanas rosadas a Suiza. Un trámite que se realiza con documentos CITES y que sirve para legalizar las iguanas que se roban en Galápagos, tal como se detalla en el reportaje anterior de Bitácora Ambiental.


Los detalles de este comercio "legal" se aprecia en la captura de pantalla de la base de datos de CITES:


Captura de pantalla de la Base de Datos sobre el Comercio CITES.


En la Base de Datos sobre el Comercio CITES esta se registran todos los animales y sus partes que constan en las listas o apéndices de CITES. Las iguanas de Galápagos están en el Apéndice 2 que permite su comercio. No obstante, está vigente, desde el 3 de octubre, una sentencia judicial que dispone al MAATE el empezar los estudios y trámites necesarios para que las iguanas de Galápagos pasen al Apéndice 1, en el cual se prohíbe su comercio mundial porque se incluyen especies en peligro de extinción tal como sucede con las iguanas rosadas.




bottom of page