• Elena Mejía

Rodrigo Sierra: La deforestación me preocupa en el bosque seco, Machalilla está en serios problemas


Tenía muchas ganas de hablar con Rodrigo Sierra, para mí, él es el gurú de la deforestación en el Ecuador. Pienso en él así, porque “la deforestación” asusta a muchas personas entre las cuales me incluyo y él explica la realidad para que tengamos paz.


No estoy tratando de decir que la deforestación no debería preocuparnos ¡claro que no! más bien que nuestra preocupación debe ser proporcionada a las zonas de riesgos. Y por eso le pedí que me explicara su última publicaciónLa Deforestación en el Ecuador 1990-2018. Factores promotores y tendencias recientes


Este libro aborda varias temáticas sobre la deforestación. Juntas nos dan un panorama sobre el estado de los bosques en nuestro país. La deforestación es multidimensional, es decir que no solo un factor juega para que aumente o disminuya. A veces muchas personas piensan que la deforestación es cortar árboles, pero esa es la decisión final.


La deforestación es la suma de esos cientos de decisiones de diferentes actores en el territorio a diferentes escalas: grandes, medianas, pequeñas y muy pequeñas. Desde expandir la ganadería, lotizar suelos, sembrar, hasta cortas informales para subsistencia. Lo que conforma el rompecabezas que conocemos como deforestación son estas decisiones en el tiempo.


Una vez que las decisiones son tomadas, el trabajo de Rodrigo Sierra geógrafo y especialista en usos de suelo y sus cambios, es decirnos a través de mapas, la situación actual y con base en los datos pasados, qué podría deparar el futuro en relación a los bosques del país. Para hacer esto Sierra y su equipo, construyeron varios modelos que se alimentaron con información de casi cuatro décadas.


Siempre tengo problemas explicando que es un modelo, pero me animo a compararlo de manera sencilla con las predicciones del clima. El clima tiene un modelo que se alimenta de información. Entonces, por regla general, si el modelo es alimentado por humedad alta y vientos acelerados es muy probable que llueva. No siempre funciona, pero son altas las probabilidades.


Entonces en el caso de los bosques, por ejemplo, si alimento mi modelo pensando en que habrá una política que incentive la ganadería o la plantaciones forestales, falta de empleo urbano y un bum agrícola (palma, acuacultura, teca, etc.), lo más probable es que se conviertan bosques en suelos productivos.


En fin, no quiero sonar simplista, pero a breves rasgos un modelo nos puede ayudar a predecir ciertas cosas del futuro del bosque. Todo depende de la información que tengamos. Me atrevo a opinar que la información que tiene Rodrigo Sierra son datos bastante sólidos, que él ha ido acumulando, a lo largo de su carrera y por eso me parecen que son las que mejores probabilidades tienen de cumplirse. Veamos que nos dijo.


Rodrigo, comencemos por las buenas noticias. Leí detenidamente la publicación y al parecer tenemos una regeneración optimista en la Amazonía, eso es tranquilizador. ¿Estoy en lo correcto sobre las tendencias de regeneración en tus modelos?


Así es, no nos vamos a quedar sin bosques en la Amazonía, la tendencia estructural es que poco a poco vamos mejorando. La diferencia entre el bosque que se corta y el bosque que se deja crecer (regenera) es cada vez menor. Claro a menos que decidamos impulsar actividades que puedan causar impacto extensivo como una política de promoción a la ganadería para exportación. Pero, si no es así, al final de la siguiente década la deforestación sería neta cero.


Llegar a una deforestación neta cero, no quiere decir que nadie cortará bosques, sino que los niveles de deforestación se podrían equiparar con los niveles de regeneración. Entonces, no vamos a llegar a un punto donde no vamos a tener bosque. Pero tal vez no tendremos un bosque diverso.


Si seguimos esta tendencia los más probable es que lleguemos a la deforestación neta cero en la siguiente década. Claro,siempre y cuando, no se propongan políticas que incentiven cambios de uso de suelo. Y sigamos trabajando para reducir la deforestación.

El factor demográfico entre las zonas urbanas y rurales juegan un papel crucial. Los datos muestran que a mayor empleo la deforestación será mayor porque hay mayor consumo. Sin embargo, en Sucumbíos y Orellana se vio lo contrario, cuando en la crisis petrolera las personas volvieron a sus propiedades rurales por la falta de empleo, los cambios de suelo aumentaron y por ende aumentó la deforestación.


Nosotros como consumidores somos el motor de la deforestación en el Ecuador. Más consumo, más deforestación.

En tanto que cuando las condiciones macroeconómicas mejoran, como ocurrió en los períodos 2005-2008 y 2009- 2014, los trabajadores vuelven al mercado laboral urbano, volviendo el sistema a acercarse a la tendencia a largo plazo impuesta por la evolución de los factores estructurales que modulan el uso del suelo y de los remanentes forestales.


Mapa 1: Tres décadas de deforestación en el Ecuador. Cortesía de Rodrigo Sierra con base en la información del MAATE.


Ahí te soy sincera siempre tengo dudas si con gente en las ciudades se detendrá la deforestación. Pero en todo caso al parecer lo que importa es cuán efectivos podamos ser con la restauración. No sé si la regeneración natural será suficiente. En la actualidad no contamos con políticas dirigidas a restaurar los bosques.


No soy experto en restauración, pero existe regeneración natural de los bosques, aunque no sea suficiente. Hay lugares que han quedado abandonados y que se regeneran de manera natural. Por ejemplo, en el Tena se ve el abandono de tierras ganaderas. Al norte de la Amazonía existen zonas en barbecho. En Morona Santiago existe abandono de las tierras y es probable que sea por la minería. Entonces la regeneración natural sucede solo que no tanto como la deforestación. Por eso al comparar ambas aún hablamos de que existe deforestación en el Ecuador.


Sin embargo, no debemos olvidar que la deforestación en el Ecuador es una de las más altas de la región. Por eso es necesario hablar de políticas contundentes para impulsar la restauración. De esta forma se apoyaría a que en algún momento la regeneración sea más grande que la deforestación. Es necesario encontrar el equilibrio como en el caso de Costa Rica que a partir de este siglo alcanzó más regeneración.


Costa Rica está adelantada en el proceso de la reducción de la deforestación a Ecuador unos 15 años. Pasó de ser perdedor de bosques a ganar bosques a principios de siglo.

Entonces debe haber un proceso de intensificación del uso del suelo, pero no me refiero a un desgaste del suelo. Dejar que los suelos se regeneren es importante. El proceso de regeneración natural es importante, pero eso no quiere decir que no sea necesario un programa de regeneración “no natural” o restauración que por el momento no existe.


A pesar de que mi preocupación sea la restauración, la meta de deforestación cero al final de la siguiente década es una excelente noticia, pero me imagino que no todo es perfecto. ¿En dónde debemos enfocarnos?


Existen ciertos tipos de bosques en peligro. En la costa los ecosistemas secos como Machalilla están en serios problemas. Estos bosques son los más afectados por la deforestación en relación a la cantidad de bosque que queda. Están de principalmente en Manabí, Santa Elena, Guayas y El Oro.


El Bosque seco es el más frágil. Al contrario de lo que se cree, no es la Amazonía. Además, el nivel de endemismo en los bosques secos es más alto que los de la Amazonia. En este contexto global en el Ecuador es mucho más grave perder una hectárea de bosques secos que una hectárea de bosques húmedos.


Los bosques secos son los menos protegidos, apenas suman el 5% de las áreas en la Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP). El mapa general de la vegetación del Ecuador se pueden ver en el siguiente Mapa 2. Este mapa muestra todos los bosques del Ecuador continental.


Mapa 2. Vegetación del Ecuador Continental. Cortesía de Rodrigo Sierra. Nota: se puede ampliar la fotografía para mirar al detalle.


Y ahora que estamos en la Costa ¿qué pasa con los manglares?


Los manglares están más estables, pero en mi opinión es por el interés que la gente tiene en estos ecosistemas. Entonces en los mapas podemos ver una recuperación.


Una buena noticia para las personas que trabajan en conservación de manglares. Sin embargo, el tema de los bosques secos me deja atónita porque son ecosistemas frágiles y altamente intervenidos. Pero hay algo que me llama la atención es que a pesar que hay menos pastos existe más deforestación, por ejemplo, en esta zona de Manabí (Mapa 3). Cómo se diría coloquialmente ¿Qué clase de magia es esta?


Así es, al parecer en ciertas zonas los pastos se están reduciendo, pero la deforestación está aumentando (Mapa 3). Entonces en la Costa el pasto se está reduciendo más de lo que pensamos y sin embargo, hay más deforestación. Esto se explica por un fenómeno que ocurre cuando las empresas que quieren plantar cultivos forestales o lotizar para casas compran pequeñas fincas ganaderas. Entonces esto remplaza los pastos y desplazan a la ganadería a otros sitios donde hay bosques y como consecuencia aumenta la deforestación.


Para ilustrar esto mejor, digamos que yo tengo una finca de diez hectáreas con vacas. Esta finca está mejor ubicada por años de desarrollo de servicios, carreteras y tiene agua. Una empresa me compra mi finca en digamos 50.000 dólares. Le vendo y luego me compro una finca con menos desarrollo en zonas donde todavía hay bosque, más barata, pero más grande. Con lo que sobra compro más vacas. Entonces la venta de mi finca me financió más suelos y dinero para invertir en más ganado. Esto se llama deforestación por sustitución.


Esto se puede ver con más precisión alrededor de Mache Chindul a donde esta migrando el ganado que sale de las zonas secas donde se implementaron las plantaciones. Con lo que vendí una hectárea me compro cien hectáreas de bosque y meto vacas. Quien compró puso plantaciones o lotizo para casas. Yo en tanto, en mi terreno anterior tenía ocho vacas y ahora tengo 100 vacas. Me financiaste, mi finca... y financiaste la deforestación.



Mapa 3. Pérdida de bosques en la Costa del Ecuador. Cortesía de Rodrigo Sierra


La deforestación por sustitución es la nueva moda, pero alguien debió crearla. ¿Que está pasando? ¿Por qué crees que está sucediendo en Manabí y Esmeraldas?


En mi opinión sobre todo en la Costa, hay un problema de política pública con respecto a las plantaciones forestales y otros cultivos de moda como la pitahaya. Se subsidia una actividad que indirectamente está creando más deforestación.


Este tipo de incentivo a las plantaciones forestales y otros cultivos, tienen que estar acompañadas de otras medidas que eviten la deforestación en nuevos lugares donde todavía hay bosque. Esa es la clave para que lleguemos a una deforestación cero.


Además si puedo dar una recomendación final se debería destinar más esfuerzos y más dinero para trabajar con el bosque seco. Al igual que más medidas de protección y conservación.


Esta entrevista se llevó a cabo el 30 de diciembre de 2021. Rodrigo Sierra ha trabajado en estudios similares en Costa Rica y Nicaragua, entre otros. Vive con su familia en Estados Unidos.



Foto: captura de pantalla de la publicación

Nota: Los mapas que se usaron en este estudio son los mapas de cobertura de suelos del Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica. Y la información demográfica y la ESPAC (Encuesta de Producción Agrícola) del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.