• Franklin Vega

¿Un mal día para el Ministro del Ambiente? 15 tortugas faenadas en Galápagos alertan a la Asamblea

En la comparecencia del Ministro del Ambiente, Agua y Transición Ecológica y del Director del Parque Nacional Galápagos ante la Comisión de Biodiversidad de la Asamblea Nacional hubo sorpresas penosas. Se reveló que 15 tortugas gigantes fueron faenadas en la isla Isabela, la más grande del archipiélago. Los asambleístas pidieron al Presidente Guillermo Lasso que incluya la moratoria a la comercialización de pesca incidental de tiburones, rayas y especies protegidas.

Captura de pantalla de la sesión Nro 32 de la Comisión Especializada Permanente de Biodiversidad y Recursos Naturales de la Asamblea Nacional.


Ayer en la Comisión de Biodiversidad, les tomaron la lección a Gustavo Manrique Ministro del Ambiente, Agua y Transición Ecológica y a Dany Rueda Cordova Director del Parque Nacional Galápagos. Esto sucedió en la maratónica sesión Nro 32 de la Comisión de Biodiversidad de la Asamblea Nacional. En este enlace toda la reunión.


El intento de interpelación duró cuatro horas con 52 minutos y empezó la lectura de una larga lista de 33 preguntas y nueve temarios sobre la pesca incidental, la gestión del Parque Nacional Galápagos, minería, agua, la tala ilegal de la balsa entre otras joyas.


La comparecencia del Ministro Manrique empezó en el minuto 27:00 con una perla. El Ministro dijo textualmente que "la moratoria a la comercialización de la pesca incidental que propusimos, era la principal arma para evitar la pesca incidental de tiburones". Al Ministro, solo le faltó decir (sarcasmo) Asambleístas aleteros, de la misma forma que ya lo señalamos en Bitácora Ambiental. Al final de la intervención del Ministro y cuando se permitió la participación de los asambleístas, Juan Lloret, de Alianza UNES, le recordó que la moratoria temporal para la comercialización de la pesca incidental de tiburones se planteó en la Comisión de Biodiversidad anterior y fue el fruto de la lucha de la sociedad civil.


Para las respuestas a la Comisión de Biodiversidad, Manrique le cedió la palabra al Director del Parque Nacional Galápagos. Rueda repasó una decena de documentos en la cual resaltó que todo está en orden y que cooperan con varias ONG y la Armada del Ecuador para el cuidado de Galápagos.


A pesar de todo lo que leyó, ningún asambleísta le preguntó por los resultados de los patrullajes ni por los barcos palangreros que apagan sus sistemas de identificación cerca de la Reserva Marina de Galápagos ni por la falta de sanciones ante infracciones internas como: el alimentar a los tiburones o la carencia de protocolos para marcar a los escualos por parte de un científico de la Fundación Charles Darwin. Peor sobre el turismo y la necesidad de debatir cuantos turistas pueden ingresar a las islas sin afectarlas de forma irreversible. Los asambleístas se quedaron en los temas tratados en los medios y a medias.


Por ejemplo, en el caso de las 185 tortugas terrestres que se encontraron -el 29 de marzo del 2021, en una maleta en el aeropuerto ecológico de Baltra- no se profundizó y se le dejó decir a Rueda que se sancionó al único detenido, un policía. Seguro el ahora preso fue quien recolectó las tortugas una por una, las guardó y las intentó vender en el continente. Indudablemente, la misma persona las retiraría en Guayaquil y las trasladaría al lugar de venta. Esa es una rueda de molino que no se puede tragar. En ese proceso hay más personas envueltas, tal como lo denunció el ex Defensor del Pueblo de Galápagos, quien además presionó para que se abran “otras líneas investigativas con más personas involucradas, que ahora están en investigación”, puntualiza Milton Castillo Maldonado.

Captura de pantalla de la sesión Nro 32 de la Comisión Especializada Permanente de Biodiversidad y Recursos Naturales de la Asamblea Nacional.


Al final de las lecturas de Manrique y Rueda, cuando el reloj marcaba una hora con 54 minutos de sesión, el presidente de la Comisión de Biodiversidad, Washington Varela, empezó las intervenciones señalando que compartían con el Ministro Manrique sus preocupaciones y recalcó que enviaron un oficio al Presidente Guillermo Lasso para que incluya en el veto al proyecto de reformas al Código Orgánico del Ambiente, la transitoria cuarta que la Asamblea eliminó. Es decir, Varela quiere que el Presidente Lasso haga su trabajo y el de los asambleístas no lo hicieron a su tiempo; es decir, frenar la masacre de tiburones y que en el veto presidencial se incluya un tema que no consta en el proyecto de Ley. Esa transitoria cuarta que fue borrada por todos los asambleístas menos dos.





La sorpresa del día la dio el asambleísta por Galápagos Pedro Zapata, quien cuestionó la protección del Parque Nacional, señalando que ahora (el Parque) no es de Galápagos si no una especie de apéndice del Ministerio del Ambiente Agua y Transición Ecológica.




Supongo el asambleísta Zapata extraña que las cosas sean como antes, pues ha vivido en el servicio público desde 1992 cuando las islas eran más tierra de nadie que ahora. Franklin Vega, Bitácora Ambiental

Zapata soltó, a las dos horas con un minuto, que hace dos semanas, en la isla Isabela se encontraron los restos de 15 tortugas terrestres faenadas: 13 tortugas muertas hace tiempo y dos frescas. Es decir, que mientras millones de horas persona y de dólares se dedican para cuidar y proteger al símbolo de Galápagos, unos cuantos deciden que para variar su dieta, quieren hacer parrillada de tortuga en peligro de extinción.

"En la isla isabela, en Galápagos, se encontraron los caparazones de 13 tortugas gigantes muertas hace tiempo y dos frescas". Pedro Zapata, asambleísta por Galápagos

Zapata dijo que no ha querido hacer públicas las imágenes, pero “dan la pauta que las cosas no están tan bien como dicen en Galápagos”.


Uno de los dos caparazones frescos encontrados en la isla Isabela. En total tienen evidencias del faenamiento de 15 tortugas gigantes. Foto: cortesía.


Empero, el Ministro del Ambiente tiene otra teoría para las tortugas gigantes destazadas: que pueden ser parte de un ritual ancestral. “Aquí hay una muerte terrible, sanguinaria. No sé si por culturas ancestrales, para beber la sangre o comer la carne de tortuga, las matan. No lo sé, lo quiero pensar así”, espetó Manrique luego de atar la muerte de las tortugas terrestres con la prohibición del uso del palangre que tampoco fue aprobado por la Asamblea. En parte el Ministro tiene razón, no vemos los 283.000 tiburones que se matan al año en el mar, pero sí, estas 15 tortugas terrestres.


Sin embargo, el tema de la “ancestralidad” está tan lejos de la verdad como descubrir a todos los involucrados en el caso de las tortugas terrestres que se incautaron en Perú y los videos del aeropuerto de Guayaquil desaparecieron. Es importante mencionar que en las islas Galápagos nunca existieron comunidades ancestrales y su ocupación obedece a colonizaciones dispersas.


Luego el Director del Parque Nacional Galápagos, Danny Rueda, explicó que los restos de las tortugas fueron encontrados en un patrullaje de rutina el 24 de septiembre en el lugar llamado Cerro Grande, por guardaparques del Parque Nacional. “Pusimos la denuncia en la Fiscalía. El 22 de octubre se realizará la reconstrucción de los hechos. Cabe señalar que es una indagación reservada… Posterior a que la Fiscalía determine a los responsables, iniciaremos los trámites administrativos”.


Milton Castillo, abogado y ex Defensor del Pueblo en Galápagos, puntualiza que la responsabilidad de cuidar la fauna de las islas es del Parque Nacional no de la Fiscalía. “El Parque debería garantizar un control y protección permanente, no ser reactivo. Ahora se habla de la transición ecológica y el primer paso para lograr esto es acabar con la impunidad de los delitos ambientales, tal como lo anunció el Ministro Manrique”.


Entonces fue el turno del asambleísta Juan Cristóbal Lloret quien criticó que no se pueda establecer cuánto de lo leído por el Ministro del Ambiente y el Director del Parque se ha cumplido. “Ya van a cumplir cinco meses en funciones y no pueden evadir su responsabilidad institucional” y remató con el tema de la moratoria para la comercialización de la pesca incidental de tiburones que se mencionó al inicio.


El asambleísta Lloret fue más allá e hizo un recuento de cómo el viceministro de pesca, Andrés Arens, en la misma Comisión dijo todo lo contrario que Manrique sobre la moratoria. “Lo primero que les puedo decir es que se pongan de acuerdo sobre este tema. Tenemos una contradicción clara entre dos ministerios”.


El asambleísta Lloret fue mordaz en las críticas a la actuación del Ministerio del Ambiente sobre la protección de tiburones. En particular Lloret se refirió a lo expuesto por el Ministro al decir que su cartera de Estado no ha recibido los detalles sobre la incautación de tiburones martillo en la provincia de Santa Elena. Esto a pesar de haber solicitado la información al Ministerio de Producción.


“¿Qué nivel de coordinación existe entre la autoridad de pesca y el Ministerio del Ambiente? Por lo visto aquí se tiran la pelotita”. Juan Lloret, asambleísta

En Bitácora Ambiental se publicó la versión del Ministerio de Producción que entre otras cosas aclaraba que fueron 308 tiburones martillo, no 380.


Lloret remató su intervención con el reclamo por la falta de acciones sobre la exportación fraudulenta de 26 toneladas de aletas de tiburón a Hong Kong. Le preguntó a Manrique el nombre de la empresa y si todavía exportan pescado con los permisos CITES que emite el Ministerio del Ambiente. El Ministro respondió que está en manos de la Fiscalía y que se cometió una ilegalidad.


“No sé si está exportando, eso le corresponde a otras carteras de Estado” Gustavo Manrique, ministro del Ambiente.

En resumen. El miércoles 6 de octubre no fue un buen día para el Ministro del Ambiente ni para el Director del Parque Nacional Galápagos. Es evidente que las acciones del Parque no son suficientes y que el Ministerio del Ambiente hasta ahora no logra salvar a los tiburones.


En cuanto a la Asamblea Nacional y la Comisión de Biodiversidad se nota que a pesar de haber tratado de subsanar con una carta al Ejecutivo su mala decisión de bloquear la moratoria de comercialización de la pesca de tiburones no consiguen revertir el tiro en el pie que se dieron por “seguir los intereses pesqueros” según aseguró Washington Varela.


Sin embargo, el Presidente Guillermo Lasso, no acogió el pedido de la Comisión de Biodiversidad ni del ministro Manrique en cuanto a la protección de los tiburones ni sobre la importación de animales exóticos.



Captura de pantalla del veto parcial del Presidente Guillermo Lasso al proyecto de Reforma al Código Orgánico del Ambiente y del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización. El documento completo en el siguiente enlace:

410373-lasso
.pdf
Download PDF • 13.76MB

El resto de la sesión trató sobre minería y la gestión del agua. Así también se abordó el tema de la corta y transporte de balsa, una especie que no está en peligro de extinción, pero que se ha tomado como bandera de algunas ONG para reclamar la tala ilegal. En lugar que el ministro Manrique les aclare que existen otras especies amenazadas en el bosque nativo, como el chuncho, simplemente en este tema tampoco supo salir avante.


Tortuga gigante en la parte alta de Puerto Ayora, isla Santa Cruz. Allí aún pueden caminar tranquilas sin ser candidatas a ser el plato principal de una parrillada. Foto: @TeodoroVega


417 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo