top of page
  • Foto del escritorFranklin Vega

Nuevo naufragio de una lancha interislas en Galápagos

El 9 de enero la embarcación Queen Astrid zozobró en la ruta Isabela-Santa Cruz, no hubo víctimas, solo viajaban dos tripulantes. La Armada del Ecuador inició una investigación. Las primeras versiones apuntan a que el caso de la embarcación se habría partido.

 

La tripulación de la Queen Astrid, que naufragó, fue rescatada por el personal de la lancha Britany I. En la foto su arribo a Puerto Ayora. Foto: Cortesía

 

A pesar de las denuncias, los siniestros con las lanchas de pasajeros que cubren los trayectos interislas en Galápagos se mantienen. Estas embarcaciones son llamadas localmente como de cabotaje y en este reportaje de octubre del 2023 “más velocidad, menos seguridad” detallamos la situación de este servicio colectivo de transporte que consta de 26 lanchas operativas y tres hundidas en los últimos dos años:


9 enero 2024 lancha Queen Astrid naufraga, sin pasajeros

11 septiembre 2023 la lancha Queen Evolution naufraga con 29 pasajeros a 4 millas de San Cristóbal, sin victimas otras lanchas rescatan a los pasajeros.

29 abril 2023 Armada rescata a 25 pasajeros de lancha New Brithany

25 septiembre 2022 lancha Angy naufraga, 4 personas mueren: exceso de pasajeros, no contaba con chalecos salvavidas.


Además de las zozobras en alta mar, se han registrado incidentes menores, como fallas en los motores que pocas veces trascienden a las noticias nacionales, pero que sí son registradas por la Armada del Ecuador.



Demasiada potencia y cascos frágiles

En los dos últimos naufragios, la causa sería la fractura del casco. De acuerdo con los ingenieros navales consultados, el sobredimensionamiento de la potencia (motores con demasiada fuerza), la impericia de los marineros y la fragilidad de los cascos que no están diseñados para altas velocidades son algunas de las posibles causas de los siniestros. Además, se debe sumar la baja calidad y suciedad de la gasolina que se comercializa, lo que hace que los motores se apaguen en medio del mar y las lanchas queden a merced de las olas.


A pesar de que aún se desconocen los resultados de las investigaciones de los sinestros ni tampoco se determinan las responsabilidades del naufragio de la lancha Angy, los siniestros se van acumulando.


La autoridad directa para estas lanchas es la Subsecretaría de Puertos del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), quien modificó la normativa para este transporte exigiendo condiciones mínimas de seguridad como la dotación de chalecos salvavidas o la instalación de asientos individuales. Pero aún no se verifica a detalle la estructura y el diseño de las embarcaciones, que es una tarea pendiente para las autoridades nacionales.

 



Sin datos ni controles

Para el negocio del transporte de pasajeros entre las islas, no existen datos fiables. Solo están monitoreadas por las capitanías de puerto de las islas y las revisiones que realiza el personal de la Armada antes de cada zarpe.


Por la falta de información sobre este sistema de transporte, el Ministerio de Turismo utiliza información de otras instituciones para elaborar sus reportes y el último disponible es del año 2018 y que recopila la información de los viajes entre el 2014 y 2018. Para este documento utilizaron los datos de las inspecciones que realiza en la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para Galápagos (ABG) previo al embarque de pasajeros y sus equipajes.


Previo al embarque en lanchas inter - islas, el personal registra las lanchas, pasajeros y equipajes en la búsqueda de especies invasoras y genera los únicos datos disponibles pero que sirven de base para tener una aproximación de este negocio al que le faltan regulaciones.


Por ejemplo, se puede conocer una aproximación del volumen del negocio que solamente en los pasajes es de 9,3 millones de dólares anuales. También se puede evidenciar que el GAD de Santa Cruz recaudó en el 2018 más de 300.000 dólares por el cobro de la tarifa del uso del muelle y el GAD de Isabela fueron 95.000 dólares, para el mismo periodo. Estas cantidades nada despreciables y que, dado el incremento de turistas, se multiplica cada año.


Los Gobiernos Autónomos Descentralizados de las tres islas están a cargo de los muelles. Por ejemplo, el Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de Santa Cruz (GAD Santa Cruz) cobra dos dólares por cada pasajero que se embarca y el GAD de Isabela cinco. Pero se desconoce en qué se utiliza este dinero por parte de los GADs.

Además, con el número de viajes realizados, se puede inferir el consumo de combustible de las lanchas que utilizan motores fuera de borda para cubrir el trayecto de 45 millas entre las islas principales. Aproximadamente se consume 1,8 millones de galones de gasolina al año.

bottom of page