• Elena Mejía

De chiste en chiste la planificación de Quito es solo una mala comedia inmobiliaria


Ya no es gracioso lo que sucede en la ciudad de Quito, es solo un mal chiste que ya no nos hace reir. Sale el alcalde #Yunda pero su gente sigue dentro de la alcaldía. A puertas del reclamo más grande por el suelo de conservación de la ciudad, el #Botaniqo sigue en pie, aunque cada autoridad consultada dice que no tiene permisos. El Plan más importante para los suelos de la ciudad se esconde por parte de la Secretaria de Territorio, a pesar que los Concejales votaron para que sea público. Los grises intereses sobre los valles se pintan de verde para esconder un juego de tronos. Al final la naturaleza y la gente de la ciudad está atrapada en medio de una mala comedia inmobiliaria.


Los primeros chistes son siempre los más buenos ¿Quién los escribe?


La indignación y el cansancio son comunes en mi día a día, en la última semana desde que gracias a una invitación del colectivo Ilaló Verde pude participar de la reunión No 98 de la Comisión del Uso del Suelo del Concejo de Quito. No era mi reunión por esto me abstuve de hablar y responder, más bien trabajé tras bambalinas para aportar con datos sobre la construcción en los valles y los problemas del Ilaló. En este sentido, decidí plegar con el cometido de la sociedad civil para pedir la Liberación de la Información sobre la Planificación de Quito. Porque es un derecho de todos y todas, no un privilegio de pocos.


Así se ven las sesiones virtuales del Concejo de Quito-Comisión de Uso de Suelo. Capturas de pantalla de la sesión 98 en donde se ven a concejale y la sociedad civil


Sin embargo, por cómo han transcurrido los días posteriores no sé si hice lo correcto. Tal vez sí debía hablar. Según me informaron debido a la interpelación de mi nombre por parte del concejal Eduardo del Pozo, podía haber pedido el uso de la palabra, pero en el momento pensé que hubiera sido seguirle el juego de provocación a este concejal que no conozco y que obviamente le molesta mi pluma. No tengo ganas de seguirle el juego para que le den la vuelta a mis palabras, tergiversen los datos y luego pongan una sonrisa kolynos. Estoy indignada sí, pero no es con ellos por ser ellos, a la final es su rol de peones en este ajedrez inmobiliario y lo entiendo. Estoy indignada y cansada de seguir reuniendo más datos que demuestran que lo que dicen es un chiste. Una serie de chistes mal contados que no terminarán con la salida del señor Yunda.


Debo ser franca con ustedes, al inicio de mi investigación estos chistes me hacían reír. Especialmente los del casi ex-alcalde Yunda. Recuerdo de que mientras me tomaba un café y repasaba las sesiones del Concejo movía mi cabeza con una media sonrisa, frunciendo el ceño mirando las contradicciones y sutiles peleas entre los concejales y a veces del alcalde. Así nació el primera artículo Una guía para entender los enredos legales y técnicos que destruyen el volcán Ilaló Pero luego de más de cincuenta horas de sesiones estos chistes dejaron de ser graciosos. Por eso cambié de escribir en tercera persona como lo mandan las leyes de la objetividad científica a primera persona. Escándalo. Quienes escriben entenderán lo fuerte de esta decisión. No me arrepiento.


El ser yo quien vivía la historia y era parte de mi narrativa, me permitió escribir con cabeza y además con corazón sobre el juego de tronos que iba decidiendo el destino de la ciudad, sin que al parecer nadie dijera nada. Y yo tengo cosas que decir con el corazón, porque amo a esta ciudad. Yo no existiría sin Quito sin sus calles sin mi barrio. Así surgieron los dos artículos del Botaniqo, que además de presentar esta problemática, por el interés ciudadano en tener un villano y un héroe; trató de poner en la mesa el riesgo mayor: los caprichos inmobiliarios sobre la planificación de toda la ciudad.


La culminación de este proceso personal de horas de pesquisa y escritura fue ser parte de la sesión 98. Estuvo bien pasar al otro lado de la pantalla y dejar de ser espectadora. La reunión fue dura. El concejal Eduardo del Pozo argumentó la especulación como una base para no liberar la información detallada del Plan de Uso de Suelos, el secretario de Territorio Wladimir Tapia le secundó. La posible especulación del suelo al liberar la información de planificación, se volvió el argumento discursivo para evitar que la ciudadanía acceda al "bendito" plan.


A uno de los héroes del Ilaló se le acabó la fuerza. El concejal Juan Manuel Carrión dio pasos atrás en su discurso inicial. Me pregunto ¿Qué pasó con “el quinde”? ¿lo amenazaron con alguna demanda? Me rompió el corazoncito verde con sus intervenciones durante esta sesión. Quien terminó de salir de mi zona oscura (por otro tema) fue el concejal Morales quien sí increpó al secretario Tapia, tanto así, que el concejal Bedón tuvo que pedir punto de orden. En todo caso, su intervención evitó que se usara la mala argumentación de la especulación para coartar la votación. Usted señor concejal Morales hizo lo correcto en este caso.


Es difícil escribir cuatro horas en cinco minutos de lectura como me piden mis ocupados lectores, un deseo que no podré cumplir. Así que volvamos a los entretelones de la sesión. Una vez más se abordó el asunto del Botaniqo y a pesar de que sigo sin entender, qué más hay que decir con respecto a este caso, cuando todo está dicho. Las mismas autoridades dicen "no hay proyecto Botaniqo". Incluso el mismo Asambleista Fernando Villavicencio pidió información del caso a la municipalidad. Pero hasta el momento la obra sigue. Los letreros de propaganda siguen aunque la concejala Ledesma haya interpuesto una demanda ante la Defensoría del Pueblo por la publicidad falsa. Aunque la sociedad civil se reuna cada sábado en Cumbayá. Aunque ya se vaya el Doctor Yunda. De chiste en chiste, hola Botaniqo.


Captura de pantalla del oficio


Lo que sí aportó Botaniqo en esta sesión fue brindar un fuerte ejemplo de lo que sucede cuando la ciudadanía no participa de la planificación en la ciudad. Botaniqo sentó la base para que el argumento de la especulación quedara por fuera, porque dejó en evidencia, que no es la ciudadanía la que “especula” con la información del municipio. No es usted o yo, son ellos los constructores.


Así, sin más argumentos y casi ajustando las tres horas de sesión, los concejales fueron a votación para pedirle al secretario Wladimir Tapia que libere la información del PUGS. Además que lo haga en formato de visor que es una herramienta intuitiva y muy amigable. ¡Qué gran triunfo! y para mí ¡Qué felicidad ser parte de esto! El marcador se veía prometedor: Quito uno y villanos cero. Al menos eso pensé en ese momento. Una semana después de ese logro y sin la información liberada, me pregunto sino fui parte de otro bonito chiste.


No es gracioso gente lectora. Estamos a las puertas de una sonada socialización por parte de la Secretaría de Territorio sobre el Plan de Uso y Gestión de Suelo (PUGS). Estas jornadas serán los días 7, 8 y 9 de julio de 9:30 a 12:30. Son solo tres horas diarias para resolver el destino de la ciudad. Sin la información técnica estas sesiones serán otro pequeño chiste. Será sentarnos a espectar a través de una cámara de mala resolución, documentos en formatos que no brindan la información crucial como ¿Cuántos pisos se van a construir en un sitio? ¿Dónde estarán las zonas industriales? ¿Se cambiarán sitios de rurales a urbanos? y para mí la más importante ¿Qué pasará con las áreas de conservación?

El horario no es ideal, no podía ser de otra forma. "La gente interesada participará" ¿A quién le importa buscar horarios que no se crucen con el trabajo cotidiano y el cuidado infantil? Aún así, quienes podamos debemos participar. Es lo correcto. Existen muchas personas con miedo de hacerlo. He visto varias cuentas en el Twitter bajo nombres anónimos que dicen “Somos anónimos porque tenemos miedo de represalias”. ¿Qué tipo de participación se espera en estos escenarios? Yo no comparto con escudarse detrás de una red social, pero entiendo el anonimato.


Ojalá el último chiste no sea verde


Existe un sinnúmero de intereses que sin duda rebasan a la familia Schwartzkopf y sus cus (Q). Y ya no pondré más el dedo en la llaga porque este tema del Botaniqo en este momento se utiliza para desviar nuestra atención de la planificación de la ciudad. En tanto U&S paga troll centers para seguir a toda persona que escriba “Botaniqo”, otras "personas" con intereses en la planificación de la ciudad y en la nueva alcaldía empujan el circo mediático en contra de U&S. El objetivo es que dejemos de preguntarnos ¿Qué pasa con la liberación del Plan de Uso y Gestión de Suelo?


Como lo documenté en otro artículo, la ciudad tiene un juego de tronos por diferentes intereses inmobiliarios. U&S es uno de ellos, pero hay más. Uno de los que a mí me llama más la atención por su presencia mediática en los temas ambientales de la ciudad y la salida del alcalde Yunda es Roque Sevilla de Grupo Futuro. Durante mi investigación de Botaniqo y horas de escarbar entre empresas y más empresas comencé a atar los cabos también entre Grupo Futuro y algunas inmobiliarias y empresas de automotores. Además, algo que resaltó para mí y que fue quebrando aún más mi corazón verde: el rol de algunas ONG ambientales.


Desde hace algunos años miro pacientemente como Roque Sevilla presenta un discurso amigable con el ambiente a pesar de los escándalos en torno a Mashpi Lodge . Para el selecto grupo de jóvenes que me lee deben saber que Roque Sevilla además de exalcalde de Quito, fue el director de Fundación Natura. Sin duda esta fundación estuvo a cargo del sector ambiental del Ecuador en los ochenta, noventa y parte del dos mil. De ahí surgieron varias caras del sector ambiental nacional que lideran varias ONG nacionales e internacionales. En fin, personas que en la jerga local son conocidas como “The environmental beutiful people” o en español la gente linda del ambiente. Yo las quiero porque son parte del ecosistema de sostenibilidad. Namasté.


Yo no formo parte de esta red de personas tan lindas porque nunca he podido practicar el yoga, soy más de Tai-Chi; sin embargo, debo admitir que he trabajado como consultora e investigadora en algunos temas para las instituciones que representan. Son empleadores fuertes que captan el dinero de la cooperación internacional y también del sector público ambiental. Pero no quiero divagar sobre esto, lo importante de esta observación es que, en un análisis de red que realicé sobre estas ONG y sus relaciones de poder en asuntos urbanos aparece el Señor Sevilla. Siempre está el señor Sevilla.


El señor Sevilla es el Kevin Bacon de Quito. Ahora un dato curioso. Si no sabían sobre la teoría de los seis grados que fue acuñada por el Colegio Albright en Filadelfia, Estados Unidos, esta dice que todos estamos a seis conexiones de todos. Al usar este logaritmo en Hollywood fue el actor Kevin Bacon el nodo común entre todas las estrellas y películas. Esto se llamó el “número Bacon”. Así también podemos decir que en los asuntos de la ciudad de Quito y en especial relacionadas a los temas ambientales y de movilidad urbana sostenible tenemos un “número Sevilla”. Pero de eso hablaremos en otra ocasión.


Y hasta aquí se preguntarán ¿Qué tiene que ver U&S y Roque Sevilla? pues al parecer de este análisis de redes, lo que hay es una separación de “poderes” sobre los activos suelo de la capital. Entonces nuevamente ¿A quién le interesa que ahora estemos todos y todas mirando al Botaniqo y no a la planificación de Quito? No lo sé. De chiste en chiste, chao, Quito. No importa a donde se mire, ni siquiera estoy segura sobre toda la gente que dice defender la naturaleza. Como lo dije antes estoy indignada y cansada.


No sé qué resentimientos existan; al parecer es una disputa de grupos económicos el uno que está en la Alcaldía y el otro correspondiente a Roque Sevilla y grupos inmobiliarios, agregó el Concejal Luis Reina. Entrevista en Pichincha Universal sobre el proceso de destitución de Jorge Yunda (Link al video del 2 de junio, desde el minuto 8:30)

En fin, entre tantas veces que aparece el “número Sevilla” en diarios, documentos y redes sociales puedo discernir que el discurso ambiental que lo respalda pulula alrededor de estos tres temas:


  1. Los valles deben separarse de Quito para ser un propio cantón. No importa que la evidencia científica diga que lo que debemos tener es un modelo de planificación que incluya los flujos de otros cantones como Cayambe y Mejía. No encuentro ningún análisis de las universidades locales que digan que separar más el territorio nos haría más eficientes. Todo lo contrario. Además ¿Quién se beneficiaría de ser alcalde o alcaldesa de ese nuevo cantón?

  2. La ciudad de Quito le urge cambiar su cuerpo automotriz a uno eléctrico. No importa que el problema sea precisamente que ha primado el auto versus el peatón. Y que antes de optar por sistemas eléctricos debemos tener la casa organizada sino sería seguir en el tráfico y el caos, pero con más autos eléctricos. Y el discurso que contaminan menos…no es así, hay un tema de microplásticos asociados a sus neumáticos y peso, sin mencionar sus baterías. Y encima de todo salvemos mejor el trolebus.

  3. El cambio climático. Ya de este tema ni si quiera sé que decir; se usa tanto y de tantos modos. En cuanto a la ciudad de Quito se lo menciona con el tema del arbolado. Yo creo que trabajar en el arbolado urbano es imprescindible. Esto está muy bien y concuerdo, siempre y cuando, no sea para que alguna empresa paisajística tome la posta bajo un discurso de que el municipio no puede o no es eficiente. Ya veo por ahí algunos buenos samaritanos plantando árboles y pintando la ciudad de jeroglíficos indescifrables en los pasos peatonales.


Pero al igual que queda claro que U&S y los constructores positivos no están peleando con la ciudadanía para liberar el PUGS, también queda claro que Roque Sevilla tampoco. Aunque de los primeros dos, no me sorprende por obvias razones. Pero al señor Sevilla aún no lo entiendo, porque él dice ser ambientalista. Pero no dice nada sobre la mala situación que vive la naturaleza de la capital, el Ilaló y su muy querido Puembo. No lo entendí antes, no lo entiendo ahora, pero lo haré porque ese sería el chiste final que esta ciudad tendría que escuchar. Y sería algo así:


- ¿En qué se parecen U&S, Roque Sevilla (Grupo Futuro) y algunas ONG ambientalistas? --En que todas quieren ser socios de una empresa de pinturas.

- ¿Por qué?

-Para pintar de verde el gris de la ciudad.


¿No les causó gracia? Sin duda no nací para comediante, pero entre tanto mal chiste que aguntamos del alcalde Yunda y que seguimos oyendo de su gente en la municipalidad...


Está en nuestras manos, no dejar que Quito sea una mala comedia


Una reflexión final a ustedes que llegaron al pie de este artículo: no estamos libres de los intereses de nadie, ni grises ni verdes. Por eso la información debe ser clara y transparente. Ya vemos, por ejemplo, que lo peor es tratar de tapar con un lindo discurso verde la mala gestión de los suelos de conservación. El no tener la información libre, impide una verdadera veeduría ciudadana. ¿De qué sirve todo el escándalo del Botaniqo, si las quebradas del Ilaló siguen siendo perpetradas ahora mismo por otros cientos de obras constructivas? A escondidas porque no tenemos más datos.


Foto de plusvalía.com de un proyecto llamado construir en ladera Cumbayá. Debería decir construir en quebrada.


Escuché decir que no servirá de nada liberar la información porque la gente de Quito no tiene interés. Y no es eso. La ciudadanía tiene una vida difícil después de la pandemia, mucha gente está sobreviviendo. Pero estamos otras personas que damos nuestro tiempo y algunos colectivos que se la juegan. Parte de usar bien este tiempo es poder revisar la información y generar aportes técnicos. No solo opiniones. Pero no podemos hacer más sin la información correcta. Y el reloj de entrega de esta planificación ante las entidades competentes nacionales sigue su tic, toc.


La Comisión de Uso de Suelos votó para que se libere la información. Y hasta el momento no tenemos nada. Nuestra participación está siendo coartada al no permitirnos tener el Plan de Uso y Gestión de Suelo en formatos cartográficos válidos no solo mapas impresos. La Secretaria de Territorio tiene un deber ante la ciudadanía de acatar la decisión de los Concejales y liberar la data. Es nuestro derecho constitucional. También es derecho constitucional de la naturaleza. Si de algo sirven esos derechos en este país. ¿O serán otro chiste? Yo creo que ya es suficiente de tanta comedia ¿No lo creen? #LiberenElPUGS


Nota: Gracias a todos los colegas que me disuadieron de escribir esta nota. Me dijeron que no volveré a trabajar para ninguna ONG ambiental, sector público o ningún lugar por expresar mi opinión sustentada sobre el accionar de U&S, la municipalidad de Quito y Roque Sevilla en cuanto al patrimonio natural de la ciudad. Espero que no sea así. Nunca he creído en las díctaduras y no quiero vivir en una sociedad que tolere los caprichos autocráticos de nadie por sobre el bien común. Mis capacidades las conozco y sé de lo que escribo. Alguien tenía que decirlo. Y como el pollito de los memes...se dijo.







1,191 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo