• Franklin Vega

Galápagos y la Isla del Coco están más cerca de unirse en la protección del mar


Raya, una de las especies que comparten el mar entre Galápagos y la isla de El Coco. Foto: Mariano Castro En Twitter: @NanoCastro21


Más reserva, más vida. Esta vez el lema de la ampliación de la Reserva Marina de Galápagos se aplica a uno de los vecinos marinos del Ecuador: Costa Rica. El viernes 17 de diciembre el presidente Carlos Alvarado, y la ministra del Ambiente y Energía, Andrea Meza, anunciaron la ampliación del Parque Nacional Isla del Coco que pasará de 2.034 Km2 a 54.844 km2 y del Área Marina de Manejo del Bicentenario de 9.649 km2 a 106.285,56 Km2.


Con esta ampliación, la protección del mar de Costa Rica alcanza 161.129 km2 . En el acto de la firma del Decreto decreto Nº43368-MINAE (Ministerio del Ambiente y Energía de Costa Rica) el presidente Alvarado destacó: “La ciencia ha concluido que para reducir la pérdida acelerada de biodiversidad que estamos atravesando, debemos proteger nuestros ecosistemas terrestres y marinos”.


Mapa de la ampliación del Parque Nacional Isla del Coco que pasará de 2.034 Km2 a 54.844 km2 y del Área Marina de Manejo del Bicentenario de 9.649 km2 a 106.285,56 Km2. Fuente: Presidencia de Costa Rica.


En Ecuador, el Ministro del Ambiente, Gustavo Manrique, en declaraciones para Bitácora Ambiental señaló: “Felicitamos a Costa Rica por la acertada decisión de suscribir el decreto 43368-MINAE que amplía el Parque Nacional Isla del Coco y Área Marina de Manejo del Bicentenario, pasando de un 2.7% a una protección marina de aproximadamente 30%. Estas acciones promueven la conservación y manejo de una de las áreas marinas de mayor productividad en el Pacífico Oriental Tropical”.


La decisión ejecutada ayer por el Gobierno de Costa Rica y el anuncio de la creación de la Nueva Reserva Marina de Galápagos realizada el 1 de noviembre, se suman a las acciones para conectar las dos áreas protegidas marinas que comparten un origen y ecosistemas similares.

Gráfico de las cordilleras submarinas alrededor de Galápagos. Al noreste la cordillera volcánica submarina del Coco. Fuente: Patricio Goyes en Fondos Marinos de Soberanía y Jurisdicción del Ecuador de acuerdo a la Convención del Mar


La isla del Coco geológicamente surgió en el mismo punto que están las Galápagos en la actualidad y se desplazó hacia el noreste por la gran cantidad de magma fruto de las erupciones volcánicas submarinas y el movimiento de la placa tectónica; así se formó la cordillera volcánica submarina del Coco, la cual une la isla del Coco con las Galápagos.


Esta cordillera submarina es el refugio de especies comerciales como bacalaos, pargos, atunes y otras silvestres y protegidas: tortugas marinas, rayas, tiburones de varios tipos como martillo, sedoso y ballena.

Tiburón martillo, una de las especies que comparten el mar entre Galápagos y la isla de El Coco. Foto: Mariano Castro En Twitter: @NanoCastro21


Manrique también resalta la protección de la vida marina. “Muchas especies protegidas como los tiburones no tienen fronteras, estudios científicos demuestran que existe un corredor biológico marino, por tal razón los esfuerzos de conservación se deben realizar en conjunto con todos los países para proteger toda la conectividad de especies migratorias”.


Sobre la gestión conjunta, Manrique es optimista. “A Ecuador y Costa Rica no solo los une un corredor marino, si no también el compromiso político de sus autoridades y eso ha quedado demostrado con noticias como ésta”.


Las reacciones ante el anuncio de Costa Rica han sido múltiples en redes sociales. Ambientalistas como Dona Bertarelli, Luis Suárez, Eliecer Cruz o Max Bello felicitaron al Gobierno por esa decisión. También se sumaron organizaciones que han documentado la importancia de la protección del mar entre Galápagos y Cocos: “Migramar y sus miembros reiteramos nuestro apoyo en la implementación de las buenas noticias”.


El colectivo Mas Galápagos calificó la ampliación de Costa Rica como "un avance para la conservación y manejo regional del mar"

Vista panorámica de la isla del Coco. Foto: Mariano Castro En Twitter: @NanoCastro21