• Franklin Vega

Talento humano, legislación y trámites estancados, las tres prioridades de Marcelo Mata


7.000 diligencias represadas, valoración del personal y completar el marco jurídico ambiental son las metas de Marcelo Mata en el Ministerio del Ambiente.


Con el Decreto Ejecutivo Nro. 1268, Lenín Moreno nombró como Ministro del Ambiente y Agua a Marcelo Mata Guerrero, quien ya lo dirigió entre diciembre del 2018 y agosto del 2019. Un regreso anunciado desde que los cuestionamientos a Paulo Proaño recrudecieron por las desvinculaciones abruptas de personal en el MAAE y por los aproximadamente 20.000 trámites represados.


¿Cuál es su agenda para los 67 días restantes, hasta el fin del Gobierno de Lenin Moreno?

Tengo tres temas prioritarios. Expedir los trámites listos y que sospechosamente no se han despachado. Tenemos en el MAAE 20.000 trámites entre temas ambientales y del agua por procesos productivos, personales y familares. De estos esperamos culminar con 7.000 que corresponden a autorizaciones y de control, de acuerdo con cada caso.


¿Cómo lograr ese número trámites si la falta de personal, especialmente técnicos en las oficinas provinciales, es una de las falencias del Ministerio?

Hicimos una reorganización del personal. Cambiamos a todo el nivel jerárquico superior y cambiamos de puestos a los funcionarios que han tenido cuestionamientos. Además, estamos optimizando el Sistema Único de Información Ambiental (SUIA), que funciona mal, para eliminar los requisitos innecesarios. Eso se agravó por la fusión y es otro de los temas que no se previnieron. Están pendientes registros ambientales, planes de aprovechamiento y manejo ambiental… Aplicaremos el silencio administrativo positivo en los temas que es posible.


Para procesar estos trámites, se requiere una normativa actualizada. ¿La están preparando?

Completar la normativa secundaria que se creó con el Código Orgánico del Ambiente (COA) es el segundo punto de mi agenda. Para esto trabajaremos enfocados en los sectores estratégicos, el acuícola y el manejo de desechos.


Sin embargo hay vacíos para aplicar el artículo 105 del COA que establece las categorías para el ordenamiento territorial tanto para las áreas protegidas como para los ecosistemas frágiles; páramos, humedales, bosques nublados, bosques secos, bosques húmedos, manglares y moretales.

Existen las normas técnicas para las áreas protegidas y estamos trabajando para determinar y proteger las zonas de interés hídrico en Costa, Sierra y Amazonía. Hasta el momento están creadas 27 y faltan 26 más. Espero que hasta el fin de la gestión logremos declarar cinco o seis más; con esta declaración tienen el estatus de área protegida.


El problema es para las zonas que no son áreas protegidas como los humedales. No hay forma de frenar la expansión urbana por parte de los municipios, porque no está definido qué es un moretal o un humedal, por ejemplo.

En la legislación está establecido que los páramos empiezan sobre los 2.500 metros sobre el nivel del mar y este ecosistema es clave para la regulación del agua y el objetivo es controlar las actividades que se realizan allí junto con los usuarios. Espero lograr la norma técnica para los humedales por la importancia que tienen en la producción de oxígeno y dejar encaminadas las restantes.


Moretal/humedal en Puerto Canelos, provincia de Pastaza. Foto: @TeodoroVega


¿Cuál es tercer punto de su agenda en esta gestión del Ministerio?

El cuidar y potenciar el Talento Humano tanto para el personal del ex Ministerio del Ambiente como para la Senagua. No hemos hecho ningún despido, pero sí 47 cambios de funciones. No tengo presupuesto para nuevas contrataciones ni para despidos. Estoy centrado en los guardaparques del Ambiente y Agua; me he reunido con sus representantes para buscar la forma de garantizar su permanencia. Necesitamos 1.400 guardaparques para atender las áreas protegidas, pero solo tenemos 700.


¿Cuál es mecanismo para financiar a los guardaparques con las actuales restricciones económicas del país?

Estamos preparando un estudio del personal y sus necesidades de equipamiento para que se financien mediante un fondo que se nutrirá con los aportes de varias organizaciones y personas de la sociedad civil. Se buscará crear un fideicomiso para que los guardaparques tengan estabilidad laboral. Espero dejar encaminado este proyecto a cinco años plazo para que las nuevas autoridades lo renueven y amplíen. Aún no tengo un monto estimado, pero dejaremos un acuerdo ministerial que viabilice esta iniciativa.


El tema de la ampliación de la Reserva Marina de Galápagos (RMG) está en los medios desde hace varios meses. ¿Cuál es su postura al respecto?

No se realizará una ampliación. Se creará una nueva Reserva, ya que la actual tiene sus límites definidos por una Ley Orgánica. Esta nueva reserva se creará paulatinamente y empezaremos por el oriente del archipiélago donde está el área más vulnerable (ver gráfico). Encargué a la Subsecretaría de Patrimonio Natural y al Parque Nacional Galápagos el análisis técnico y la implementación de este proceso que beneficia a todo el país. Ayer (jueves 18 de marzo) me reuní con el Ministro del Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos (Norman Wray) y con representantes del colectivo Más Galápagos y analizamos los aspectos técnicos.


La Nueva Reserva Marina empezará en la zona marcada con el número 1 en el mapa. El área se definirá de acuerdo con los estudios a cargo de la Subsecretaría Patrimonio Natural y el Parque Nacional Galápagos. Imagen tomada de la propuesta de Más Galápagos.


¿Cómo se financiará la nueva Reserva Marina?

Se presentó también la idea del canje de deuda por conservación. Es solo una idea, que debe ser analizada. Por el momento nos estamos centrado en la decisión de crear la primera parte, hacia el occidente del archipiélago. Es evidente que vigilar un área de 380.000 kilómetros cuadrados requiere de más presupuesto, pero también ahora contamos con tecnología satelital y podemos mantener otro tipo de vigilancia.


Hay varios cuestionamientos a la nueva Reserva Marina, especialmente del sector pesquero industrial como el atunero. ¿Cómo enfrentará la presión de este grupo?

Es indudable que existe un malestar, creo que es por la falta de información. Nosotros apostamos al diálogo con todos los sectores. El beneficio de la RMG ha sido positivo para los pescadores, tanto artesanales como industriales por el efecto desborde. La vida marina no se queda en un solo lugar, sale y se desplaza fuera de los límites de la RMG. Además, está científicamente comprobado que, para mitigar el cambio climático, una de las mejores alternativas es la creación de áreas marinas protegidas, pero esta iniciativa debe ser regional. Me reuniré con los ministros de Ambiente de Colombia y Perú para impulsar las áreas protegidas marinas regionales. El Perú, por ejemplo, está por declarar una nueva reserva marina: Reserva Nacional Dorsal de Nasca.


El sector pesquero tiene una posición dura. Tal como sucedió en 1998 con la creación de la RMG. ¿Están preparados para lidiar con este grupo?

Se buscarán consensos hasta donde se pueda. Se plantearán varias reuniones. Es necesarios considerar que en estos 23 años de la RMG el conocimiento del mar avanzó mucho. Al largo plazo, la nueva Reserva beneficiará a quienes viven del mar. De la pesca. Hay varios estudios en Chile, Costa Rica -por citar solo dos- que demuestran que tener zonas de protección de la biodiversidad marina, además de los beneficios por la conservación se producen recursos para la pesca tanto industrial como artesanal.


¿Cuál será su legado en este su segundo paso por el Ministerio del Ambiente y Agua?

Dar dignidad al personal. No digo que yo les de dignidad, pero si brindar las condiciones para que el trabajador se sienta en un entorno saludable. Que sepan que los gritos y las agresiones han cesado, que se puede ser firme y cortés, que no se tolerará ningún tipo de abuso. Eso es lo que espero dejar en mi paso por el Ministerio.


Decreto Ejecutivo con el cual se monbra a Marcelo Mata como Ministro del Ambiente y Agua.


457 vistas0 comentarios