• Franklin Vega

El que calla otorga: con el silencio del Gobierno, los barcos pesqueros chinos navegan a Galápagos

Actualizado: may 14

Frente al mar de Argentina desde marzo de este año se visualiza una peregrinación de barcos pesqueros que se dirigen a Perú y Galápagos. Son 550 barcos industriales que proceden en un 45% de China, 18% de Corea, 18% de Taiwán, 15% de España y un 4% de otros países como Portugal. La mayoría son poteros, que se dedican a la pesca de calamar, pero hay palangreros, arrastreros, tanqueros y 15 cargueros. No se conoce qué sucede en el mar porque son pescas no declaradas y que bordean la ilegalidad. A pesar de las denuncias de grupos ambientalistas, los buques descansan en medio de su jornada en Montevideo, Uruguay debido a la falta de controles en este país.


Franklin Vega de Bitácora Ambiental entrevistó a Milko Schvartzman quien vive en Argentina. El es especialista en Conservación Marina, fue coordinador de campañas para Greenpeace Argentina entre 1999-2003, y Greenpeace Internacional entre 2003-2015. Ha documentado el impacto de la flota china desde hace seis años y mantiene una base de datos extensa con los nombres, ubicaciones y fechas. El lunes 10 de mayo del 2021 alertó al mundo sobre el paso de los primeros buques pesqueros desde el océano Atlántico al Pacífico. Es decir desde Argentina a Perú y Galápagos.


Milko Schvartzman, especialista en Conservación Marina. Foto: Archivo particular.


Milko Schvartzman aceptó mi propuesta de entrevista sin dudar. Desde el año pasado compartimos información de los barcos pesqueros chinos y de las herramientas que utiliza para monitorearlos. En esta ocasión fue el aviso por el avance de los barcos pesqueros industriales de China hacia el Pacífico. Empezamos hablando sobre Enrique Piñeyro un conocido y exentrico multimillonario argentino que sobrevoló en su avión personal, a finales de marzo, la flota de barcos que pescaban en el límite del mar de Argentina.


¿Qué tanto aportó ese sobrevuelo en la conciencia de los argentinos por proteger el mar de la presencia de la flota China?

Ese sobrevuelo fue una ayuda para visibilizar el problema, pero se cometieron algunos errores. Como el señalar que se pesca langostinos en lugar de calamares, el no considerar que la flota de barcos poteros argentinos (que se dedican a pescar calamar) también estaban faenando en esa zona y se dijo que los barcos de China estaban dentro del mar de Argentina. Esto causó reclamos infundados a la Prefectura Naval Argentina (los guardacostas). Una información inexacta no ayuda a la larga a la conservación. En esa ocasión, los barcos chinos estaban fuera del limite del mar de argentina (Zona Económica Exclusiva). Aunque claro el sobrevuelo sí mostró la gran maquinaria de la flota pesquera del país asiático.


Siempre he pensado que el pescar calamar con barcos poteros no es tan nocivo como el impacto de los barcos palangreros sobre la vida marina. ¿Estoy en lo correcto?

Los daños no son mínimos, el pescar con barcos poteros, es una pesca nociva. Primero hay que considerar que es un problema que va en aumento cada año, hace 20 años estos barcos pesqueros industriales no llegaban, pero desde hace diez el número se incrementa cada año. En el 2020 la Armada del Ecuador dijo que eran 140 barcos, en el Pacífico, pero si se analizan los que apagan y encienden sus sistemas de identificación y posicionamiento (AIS por su acrónimo en inglés) son muchos más. En ese entonces, yo identifiqué 305 buques. En el Atlántico conté en el 2019 alrededor de 400 barcos, en el 2020 registré 500 y hasta marzo del 2021 la alarmante cantidad de 550. Además, se debe considerar que si bien es una pesca dirigida al calamar y tienen poca pesca incidental, el calamar es parte de la cadena trófica y de esta especie se alimentan otras como cachalotes, delfines... El impacto al ecosistema es notorio. Es una pesca no declarada ni regulada. Es una pesca selectiva y altamente destructiva.


Dentro de estos 550 barcos que peregrinan hacia Ecuador mi mayor preocupación es la flota china por sus métodos de pesca.

Lo primero es que hay que puntualizar que son barcos no solo de China sino también de Taiwán, España y unos pocos de Portugal. Estos barcos extranjeros tienen subsidiado el combustible; por lo que, hacen una competencia desleal a los barcos latinoamericanos. Les restan las posibilidades de pescar a los locales. Esto se cumple tanto para los chinos como para los españoles. Además, como son una pesca no regulada ni declarada, no sabemos qué pasa en el mar. En el caso de los barcos chinos, el capitán reporta al gobierno de China y este al exterior y sabemos que sus reportes no son confiables.


Captura de pantalla de Global Fishing Watch con el barco Yuh Mao N0106. Fuente: https://globalfishingwatch.org/


Me llama la atención que muchos barcos entran a Montevideo. Le indico a Milko una captura de pantalla de un barco con bandera de Taiwán que recala en esta ciudad. ¿Por qué estos barcos van a este puerto de Uruguay?

Este barco es un palangrero (arte de pesca cuestionado por tener un alto porcentaje de pesca que no es el objetivo, llamada incidental) y se dedica a la pesca de atún y tiburón azul, principalmente. Son 35 barcos de este tipo que operan en esta parte del Atlántico, tanto en el mar de Argentina como en las islas Malvinas. De estos 25 barcos son de Taiwán y 10 de España. Anclan en Montevideo, que es considerado un HUB (puerto que concentra la carga y servicios de procedencias y destinos diferentes) porque allí no existe control, no revisan las bodegas ni que cumplan normas de seguridad a pesar que llegan barcos con denuncias de violaciones a los derechos humanos y de pesca ilegal. Es un puerto donde la corrupción es la norma; esa la forma como los barcos y la misma China opera. Hay un informe de Transparencia Internacional que indica que China es uno de los países que más coimas entrega. En este vídeo se muestra cómo operan y cómo recalan en Montevideo los palangreros.

Video de cómo operan los barcos palangreros en Argentina y relcalan en Montevideo. Cada barco, tiene un color diferente. Fuente: Milko Schvartzman


¿Cómo está compuesta la flota china? ¿Qué tipo de barcos la componen?

Estudio la flota que pesca en el Pacífico y el Atlántico desde el 2014. En general puedo afirmar que los 550 barcos pesqueros que estaban frente Argentina en marzo de este año, proceden en un 45% de China, 18% de Corea, 18% de Taiwán, 15% de España y un 4% de otros países como Portugal. La mayoría son poteros, que se dedican a la pesca de calamar, hay palangreros, arrastreros, tanqueros... En estos se realizan todo tipo de actividades prohibidas, como violaciones a los derechos humanos, aleteo de tiburones y todo lo inimaginable.


Lo más lamentable es que existen 15 barcos cargueros refrigerados, como el barco que capturaron en Galápagos en el 2017 (Fu Yuan Yu Leng 999 y que motivó la propuesta de ampliar Reserva Marina de Galápagos), que tenía tiburones en sus bodegas y había recolectado la pesca de tres navíos más. Estos buques llevan suministros a los barcos, retiran la pesca de diferentes naves para que los barcos poteros y palangreros permanezcan en el mar por más tiempo. Esto ayuda a bajar los costos de operación. Pero esto implica que no se pueda rastrear la pesca se pierde todo el control al ser una pesca no declarada ni regulada. La gente dentro de esos barcos pasan años sin bajar a tierra.


Barcos poteros de China anclados en Montevideo. Foto: Milko Schvartzman.


En enero del 2021 se anunció la intención de instalar una facilidad pesquera en el Ecuador parecida a la de Montevideo, Uruguay. ¿Existe estas bases en Argentina y Uruguay?

La presencia de China no solamente es en el mar. En Argentina las empresas chinas han construido varias obras de infraestructura y tienen en Patagonia una base del Ejército chino e intentan construir una base pesquera Comodoro Rivadavia. Para tener una idea de las condiciones, una de las cuatro empresas interesadas en este proyecto es propietaria de uno de los barcos que la misma Armada Argentina capturó por pesca ilegal en el mar argentino y además tiene denuncias de violaciones a los derechos humanos, como trabajo forzado o esclavitud. No se puede concebir cómo el Gobierno de Argentina puede permitir eso, oficialmente se detuvo; pero, las intenciones siguen apoyadas por funcionarios corruptos. China quiere apoderarse de América Latina tal como lo hizo en África donde construyó 14 mega puertos para explotar petróleo, minas y otros recursos. China tiene una estrategia de conquista.


Contribuye el anuncio de los Estados Unidos de reforzar la presencia marítima en el sur de los océanos Pacífico y Atlántico. ¿En qué medida puede aportar esto a controlar la pesca ilegal?

Estados Unidos realiza varios viajes de sus guardacostas por el mundo, pero sin la voluntad política de cooperar y controlar, no se puede hacer mucho. Por ejemplo, en Argentina no se permitió su ingreso a puerto. Más allá de los temas de soberanía, se debe aprovechar el aporte en tecnología e información pues Estados Unidos tiene tecnología avanzada. En Argentina hemos desarrollado tecnología, tenemos satélites propios para monitorear la pesca, por que nos enfrentamos a esta pesca ilegal desde hace 20 años. Sin embargo, se puede intercambiar información con las instituciones de Estados Unidos y mejorar el control del mar.


El lunes 10 de mayo, recibí tu alerta del paso de los barcos chinos hacia el Pacífico. No lo podía creer porque el año pasado el Embajador Chino en Ecuador anunció una veda. No esperábamos tener a la flota china este año en Ecuador.

Sí, desde hace dos semanas empezaron el viaje. Ya están en el Océano Pacífico algunos. El anuncio de la veda fue una burla. El Embajador Chino dijo que no pescaría en el Pacifico en la temporada que están en el Atlántico y viceversa; y, en zonas que no faenan, en latitudes que no les interesan. La Comisión que conformaron en Ecuador, no ha logrado nada en términos concretos (Roque Sevilla y Yolanda Kakabadse). Los barcos chinos este momento van hacia las zonas de pesca frente a Chile y Perú, luego irán al límite de la Zona Económica Exclusiva de Galápagos. Es triste ver que en nuestros países priman más los intereses individuales de ciertas organizaciones que el bien común. Esta flota pesquera china rodea Galápagos desde el 2017. Se hizo notoria su presencia cuando un pescador ecuatoriano publicó una fotografía de barcos en la mitad de la noche, que fue tomada en Argentina, pero sirvió para alertar de lo que sucedía en las islas.

Barco arrastrero de España en el puerto de Montevideo. Foto: Milko Schvartzman.


Entonces, ¿Qué alternativas tiene el Gobierno de Ecuador ante el avance de la flota china?

Además de buscar actuar en un bloque latinoamericano, se pueden tomar acciones concretas. En julio se realizará la reunión ministerial de la Organización Mundial de Comercio, allí se pedirá que los países dejen de entregar subsidios a la pesca ilegal y destructiva. Si se aprueba esto, ya no será rentable que los barcos españoles o chinos realicen viajes largos para pescar en aguas de América Latina, se reducirá la flota de aguas distantes. Es una apuesta a largo plazo, que requiere ser consensuada por el resto de países de América Latina. Sin embargo, de lo que he visto, la posición del Ecuador está más cercana a China que al resto de países de América.


Es suficiente el control que puede hacer cada país para combatir la pesca ilegal, si claramente la flota es superior a las Armadas de varios países.

Es necesario que se presente una respuesta de bloque para que no se afecte la economía, ¿Qué posibilidades tienen las flotas pesqueras locales de competir con barcos subsidiados por los gobiernos como el de China y la Unión Europea? Ninguna. Estas flotas ya depredaron sus mares, agotaron sus caladeros (zonas de pesca) y se desplazan hacia el sur, una vez que los agoten irán a otros lugares. Que todos los países de América Latina se unan y propongan nuevas medidas como la creación de áreas marinas protegidas en mar abierto es una alternativa viable.


El diálogo con Milko Schvartzman se cierra pidiéndole una reflexión de cómo evitar solo dar malas noticias y evitar la saturación de los lectores ¿Cómo vencer la desidia causada por las noticias negativas?

El alarmismo ambiental sin propuestas o las buenas intenciones sin sustento técnico a la larga hacen más daño a la conservación. Estamos en un punto límite, debemos seguir con las protestas, pero encaminadas a lograr algo más allá de la protesta en sí, buscar a los responsables y tomar acciones concretas desde cada espacio personal. Actualizar el discurso de los ambientalistas, ser conscientes que los problemas del planeta no se resolverán solamente con la actuación de los políticos y autoridades sino con las acciones de cada persona, ser por ejemplo consumidores responsables.


¿En qué medida las certificaciones como las del MSC sirven para buscar una pesca sustentable y consumir peces de forma consiente?

Todas esas certificaciones por las que se tiene que pagar para conseguirlas, no funcionan. Es imposible para los pequeños obtener esas certificaciones, he documentado cómo se ha puesto el sello de pesca sustentable en pesquerías que han estado al borde del colapso, que no han logrado recuperar sus poblaciones mínimas. En el discurso se escudan, con la ayuda de ciertas ONG, en los pescadores artesanales quienes no son el problema, son las prácticas industriales descontroladas como el uso de dispositivos agregadores de peces (plantados), que deben ser prohibidos, por ejemplo. Hay alternativas como las del Acuario de la Bahía de Monterey que tiene una tabla con las recomendaciones de consumo de ciertos peces de acuerdo al grado de impacto que causan en los mares y van desde evitar comerlo a recomendarlo si proviene de ciertos lugares.


#LosPesquerosChinosVienenAGalapagos

Captura de pantalla de VEssel Finder que muestra los barcos cercanos a Galápagos el 11 de mayo del 2021. Fuente: https://www.vesselfinder.com/pro/map

415 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo