• Franklin Vega

El tráfico ilegal amenaza a las iguanas rosadas de Galápagos

Europa: El comercio ilegal de iguanas terrestres y marinas de Galápagos se blanqueó en Suiza y Uganda, donde funciona un criadero que se supone exporta los juveniles. Los reptiles que solo están presentes en las islas (endémicos) se venden en Mali, Tailandia, Suecia, Sudán, Japón e Indonesia. El Ministerio del Ambiente de Ecuador ratificó que las iguanas vivas se exportaron sin permisos y que los parentales, si es que los hay, tienen un origen ilegal.


Además de evadir que los gatos, perros y cerdos se las coman; los cerdos salvajes, los burros destruyan sus nidos, las iguanas de galápagos como esta iguana rosada (Conolophus marthae) son presas de la caza furtiva y terminan como mascotas en Europa y Asia. Foto: Cortesía del Ministerio del Ambiente Agua y Transición Ecológica (MAATE)


Por internet se venden animales endémicos de Galápagos, que no existen en ninguna otra parte del mundo y que el Ecuador no ha autorizado su exportación. Se comercializan con los permisos de CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) y la venia de las autoridades locales como Suiza, Mali, Tailandia, Japón y Uganda. El Ministerio del Ambiente de Ecuador ratificó que las iguanas terrestres y marinas vivas se exportaron sin permisos y que los parentales, si es que los hay, tienen un origen ilegal.


Desde 1975 (año de vigencia CITES), en el mundo se han comercializado especies endémicas de Galápagos (que solo están presentes en las islas) 415 iguanas terrestres (incluyendo 2 iguanas rosadas), 32 iguanas marinas con permisos de CITES. Esta cifra es solo una fracción mínima del comercio mundial, pues son los datos del intercambio “legal” o con permisos que sirve para cubrir los hurtos de tortugas e iguanas que se producen en Galápagos. De estos robos de fauna silvestre única hay varios antecedentes recientes en las islas:


  • 2021 marzo: 185 tortugas gigantes pequeñas en el aeropuerto de Baltra.

  • 2017 y 2018, desaparecieron 150 tortugas del centro de crianza de la isla Isabela entre pequeñas y juveniles; 29 se hallaron en Perú y se regresaron al Ecuador.

  • 2015 un mexicano sentenciado por intentar sacar 2 iguanas terrestres y 9 marinas.

  • 2012 un ciudadano alemán detenido y preso por intentar sacar 4 iguanas terrestres.

Iguanas marinas en la isla Isabela, Galápagos. Foto: Franklin Vega


Lo que muestran los decomisos recientes de especies protegidas, es que existe un mercado para estos animales considerados mascotas exóticas y que se venden por miles de dólares cada uno. Mientras más extraño y único es, más dinero están dispuestos a pagar coleccionistas en Europa y Asia. Lamentablemente estas dos características coinciden también con el grado de amenaza de la especie como es el caso de las iguanas terrestres y marinas de Galápagos que están catalogadas como en peligro crítico de extinción por la UICN, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza para el caso de la iguana rosada (Conolophus marthae) y como vulnerable para las otras dos especies de iguanas terrestres y la iguana marina de Galápagos.


En el 2010, dos iguanas rosadas de Galápagos (Conolophus marthae) se exportaron de Mali a Suiza con los permisos CITES

Las alertas de este comercio ilegal son frecuentes en redes sociales. El aviso más reciente se produjo el 1 de marzo del 2022, una publicación en Twitter de Alfredo Carrasco desató una larga cadena quejas y reclamos al Ministerio del Ambiente y el Parque Nacional Galápagos. En la publicación se mostraba un video que evidenciaba la venta de cuatro iguanas terrestre de Galápagos (género Conolophus) en Surabaya un ciudad de Indonesia, pero que tenía su origen en un criadero “legal” en Uganda.


El Ministerio del Ambiente Agua y Transición Ecológica (MAATE) recalcó a Bitácora Ambiental que el Ecuador no ha emitido ningún permiso CITES para animales vivos con fines comerciales ni científicos de ninguna especie de Galápagos. “Si se fija en el origen de las exportaciones de iguanas son otros países, no el Ecuador. Por lo tanto, los pies de cría o parentales, si es que acaso existen, salieron de forma ilegal del país”, indicó un vocero del MAATE.


¿Qué tan factible es criar iguanas de Galápagos en cautiverio en un ambiente ajeno a las islas? La respuesta para Washington Tapia, herpetólogo reconocido por su trabajo en la reproducción de tortugas y ex director del Parque Nacional Galápagos, considera que es poco probable que se logre reproducir en cautiverio iguanas terrestres y marinas. “Es un proceso complejo por su comportamiento, son animales de difícil adaptación al cautiverio. El programa que manejó el Parque Nacional Galápagos tuvo varios problemas cuando mantuvo iguanas en cautiverio hasta lograr la alimentación y los cuidados adecuados”.

Fotografía de una de las iguanas de Galápagos que está en Uganda. La imagen corresponde a un macho adulto de Conolophus subcristatus, los científicos calculan que tiene entre seis a ocho años de edad. Crédito de la foto: archivo particular.


Con este antecedente, se puede colegir que las iguanas que se venden por internet son fruto del tráfico ilegal, que salen desde las islas burlando los controles. Esta aseveración, la comparten varias fuentes consultadas en las islas, que pidieron la reserva de su nombre por temor a represalias. También indicaron que el grupo que vende la fauna de las islas tiene a menos 15 personas involucradas. A pesar de estos indicios, las investigaciones no han avanzado; para el caso de las tortugas decomisadas en el Aeropuerto de Baltra el 28 de marzo del 2021, solo se sancionó a un policía, quien salió de prisión el 30 de noviembre del 2021 y permaneció detenido ocho meses.


El video de Indonesia fue una de las evidencias que el Ministerio del Ambiente presentó en la Comité Permanente de CITES que se desarrolló en Lyon, Francia, del 7 - 11 de marzo de 2022. El objetivo a largo plazo es que las iguanas que han sido robadas regresen a Galápagos. “Es imposible que las iguanas cuenten con los documentos legales de exportación”, recalcó un funcionario del Ministerio. Sin embargo, el documento presentado por el Ecuador en la asamblea de CITES no tiene el carácter oficial y se toma solo como un escrito informativo y no se incluyó en la agenda del evento, de acuerdo con los procedimientos de CITES.


La alerta es mayor, ya que el propietario de la tienda de animales exóticos de Indonesia afirmó que tiene iguanas terrestres de Galápagos e incluso mencionó el precio que pueden alcanzar las iguanas rosadas de Galápagos (Conolophus marthae) por varios cientos de miles de dólares por su rareza.


Captura de pantalla del vídeo de Youtube del CV KAREPKU CHANNEL muestra una de las cuatro iguanas de Galápagos enviadas desde Uganda con los documentos de CITES, afirma que es un criadero legal.


El MAATE anunció que buscarán la repatriación de las iguanas. No obstante, el primer paso debería ser el envío de una comunicación formal a CITES antes del 17 de junio para que se considere en Conferencia de las Partes en la CITES (CoP19) que se realizará en Panamá. El ingreso de ese documento oficial es indispensable para que se considere formalmente el origen ilegal de las iguanas que se utilizan como supuestos reproductores de los reptiles de Galápagos que salen desde Uganda y según el MAATE el mismo está en preparación.


Bruce J. Weissgold, consultor en políticas de conservación de la vida silvestre y parte del Grupo de Especialistas en Iguanas de la UICN, considera que es poco práctico el buscar el regreso de las iguanas de Galápagos al Ecuador. "El costo que implica el pagar los honorarios de los abogados, trámites burocráticos y desplazamientos es alto. Es necesario parar el comercio legal que a la larga sustenta el tráfico ilegal".


Si el Ecuador emprende la tarea de recuperar las iguanas endémicas de Galápagos, primero deberá determinar el destino final de las dos primeras iguanas rosadas que se exportaron en el 2010 de Mali a Suiza y se reportaron como criadas en cautiverio. Esa compra despierta algunas interrogantes, pues las iguanas rosadas de Galápagos fueron descritas para la ciencia en el 2010 por los herpetólogos Gabriele Gentile de la Università Tor Vergata (de Roma, Italia) y por Howard Snell de la Universidad de Nuevo México (Albuquerque, Estados Unidos) en Agosto 2009.


Es decir, que en Mali ya tenían las iguanas mucho antes de ser descritas por la ciencia y las habían logrado reproducir con el suficiente éxito para exportarlas. Además, el tráfico de iguanas de Galápagos vivas tiene un vacío de datos oficiales entre el 2002 y 2009. En este lapso no se registra en la base datos de CITES comercio de iguanas de Galápagos vivas, pero sí venta de sus pieles y artículos elaborados con estas.


Parte de este tráfico se explica por que la protección de las especies de Galápagos es relativamente reciente en el Ecuador. En el país se aplica el convenio CITES desde 1994 y desde 1998 con la Ley Especial de Galápagos se reforzaron los controles para la extracción de fauna y flora de las islas.


Las denuncias a CITES por el blanqueamiento del contrabando de iguanas

El reclamo del Ecuador no es el primero por el contrabando de iguanas que terminan como mascotas en casas de coleccionistas que pueden pagar cientos de miles de dólares. En el 2015, el Grupo de Especialistas en Iguanas de la UICN (ISG por sus siglas en inglés) en su reporte del 2015 señala:


“En 2011 y 2012, las iguanas terrestres (Conolophus subcristatus) y marinas (Amblyrhynchus cristatus) de Galápagos fueron contrabandeadas desde Ecuador a Suiza a través de Malí. En 2014, la autoridad administrativa CITES de Suiza emitió permisos de exportación para que estas iguanas fueran trasladadas a Uganda. La base de datos de comercio CITES confirma que Ecuador nunca ha declarado la exportación de especímenes vivos de ninguna de estas especies para el comercio, por lo que esta exportación de Suiza efectivamente blanqueó estas especies en el comercio de mascotas. En septiembre de 2015, un ciudadano mexicano fue arrestado en Ecuador por intentar contrabandear iguanas marinas adicionales a Uganda”


Sandra Altherr, de Pro Wildlife una ONG dedicada a combatir el tráfico de animales, ratificó que "además del comercio oficial (con los permisos de CITES), desafortunadamente posible después de que las iguanas fueran reconocidas como criadas en cautiverio y los permisos de exportación fueran emitidos por Suiza en 2014, también hay un tráfico en curso, cuyas crías aún se capturan en la naturaleza".


La oficina central de CITES al ser consultada señaló que “la investigación de estos hechos (el blanqueamiento de las iguanas en Suiza) aún está abierta; esto significa que se cree que todavía hay personas relacionadas con este incidente. El sistema de CITES está diseñado para rastrear especímenes con precisión a lo largo de su ciclo de vida y no permitir que los animales capturados en la naturaleza sean reclasificados como criados en cautiverio. Es un sistema completo y creemos que funciona".


Por su parte la oficina de CITES de Suiza respondió que procesan a diario más de 500 solicitudes de autorizaciones de exportación, importación y rexportación de animales amparados por la protección del Convenio CITES. Sobre el blanqueo o legalización denunciado por los especialistas en iguanas de la UICN en el 2015, Bruno Mainini, Jefe Adjunto CITES en Suiza, indicó: “tuvimos una importación de un pequeño número de una especie del Apéndice II confirmada por otra autoridad CITES como criada en cautiverio. Según la información que obtuvimos más tarde, nunca hubiéramos permitido la importación y reexportación de estos animales. Desde entonces, cambiamos nuestro procedimiento con respecto a la importación y exportación/reexportación de animales vivos y fortalecimos incluso nuestra base legal”.


Mainini indicó que en Suiza aplicaron el artículo 9 de CITES que otorga el derecho de prohibir la importación de especies que están protegidas en otros países, incluso si no están incluidas en la CITES. “Eso significa que nuestra nueva legislación nacional va más allá de la CITES. Todos los miembros de CITES deben informar periódicamente a la Secretaría de CITES sobre los cambios en la Ley. Dado que este cambio entró en vigor este año, podría pasar algún tiempo antes de que todos estén informados”.


“En Suiza y no quedan iguanas terrestres de Galápagos y las personas involucradas salieron de ese país. CITES Suiza informó a las autoridades”. Bruno Mainini, Jefe Adjunto CITES en Suiza

Mientras se aplica el cambio de Ley en Suiza y el Ministerio del Ambiente del Ecuador hace los trámites legales para denunciar el tráfico ilícito, las iguanas terrestres de Galápagos se siguen comercializando en el mundo y anunciándose en redes sociales y en páginas especializadas de mascotas exóticas.


Luego de analizar la base de datos de CITES se puede comprobar que desde el 2017 (luego de la denuncia del blanqueo de las iguanas en Suiza) desde Uganda han sido exportadas 24 iguanas terrestres de Galápagos a Japón, Tailandia, Indonesia, Sudán y Suecia y fueron declaradas como criadas en cautiverio.


Desde Bitácora Ambiental enviamos a todos los países involucrados en el tráfico de iguanas solicitudes de información. Hasta el momento solamente las autoridades locales de CITES de Suiza e Indonesia han respondido.


Joko Nugroho, Autoridad Administrativa de Indonesia de CITES del Ministerio de Medio Ambiente y Silvicultura, indicó que revisan que “la importación de especies de iguanas terrestres de Galápagos a Indonesia (importación) esté acompañada de documentos completos (incluidos los permisos CITES de exportación del país de origen) que se confirme al país de envío la validez de cada uno de estos documentos; que el origen del animal procede de la cría en cautividad y que el país de origen del animal no es de Ecuador”.


No obstante, la autoridad de Indonesia no respondió sobre las cuatro iguanas terrestres de Galápagos adicionales que se vendieron en el 2021 y que no constan en la base de datos de CITES, pero que el comprador dijo tener. Es decir, ¿existe un subregistro del comercio de animales o que no se contabilizan todos los permisos que se emiten?


Un criadero con especies robadas que se publicita en las redes sociales

Captura de pantalla de redes sociales donde se publicita el criadero de iguanas terrestres y marinas endémicas de Galápagos en Uganda.


Ubicar el criadero en Uganda es posible si se dedican algunas horas a cruzar referencias y revisar cientos de páginas de internet. Su fundador y propietario nació en Suiza y fue detenido junto con el mexicano que estuvo preso en Ecuador en el 2010 en Nueva Zelanda por robar dos gekos (un lagarto pequeño) e intentar venderlos. Por pedido de las autoridades que investigan el caso, omitimos los nombres, direcciones y videos que puedan interferir en la investigación y que muestran al responsable de este negocio. Sin embargo publicamos dos fotos que confirman la existencia y venta de las iguanas de Galápagos, tanto marinas como terrestres, en Uganda.


La pregunta para las autoridades encargadas del comercio mundial es por qué no actúan. Si un portal de noticias independiente, que se financia con auspicios, logra ubicar la mayoría de datos de los responsables de un comercio ilegal, ¿por qué las autoridades de Ecuador, Suiza, Uganda y Mali y los funcionarios de CITES, que están llamados a evitar que se produzcan estos casos, no intervienen de inmediato?


Una sola iguana de Galápagos que se venda en el exterior es ya un crimen. Un insulto para los cientos de guardaparques e investigadores que protegen a las iguanas marinas y terrestres. El trabajo de los guardaparque y científicos evitó la extinción de las iguanas en el siglo XX, pero ahora se venden como mascotas exóticas.


En el documento para descargar un breve recuento del trabajo realizado para salvar a las iguanas de la extinción en el Siglo XX y en este enlace una muestra de los esfuerzos actuales para que las iguanas no desaparezcan de las islas.

Iguanas Galapagos
.pdf
Download PDF • 801KB

Como en la tala ilegal del bosque, la madera “legal” termina procesándose junto con la ilegal, blanqueándose en los mercados mundiales. Las iguanas de galápagos únicas en el mundo, terminan vendiéndose bajo el paraguas de CITES. Lo legal es solo una categoría en los papeles.


Cristina Cely, activista contra la pesca ilegal, acota que es posible identificar mediante pruebas de ADN si las iguanas que se venden provienen de los ejemplares que se utilizan como reproductores: "es algo que se puede hacer en todas las iguanas que mantienen en los criaderos, así clarificar su origen".

Además iguanas terrestres y marinas hay tortugas gigantes (Cheoloidis nigra) y hasta lagartijas de lava (Microlophus albemarlensis) en venta en internet.

Las iguanas marinas de Galápagos también se exportan desde Uganda a Japón con permisos de CITES. Foto: Captura de pantalla de la base de datos de Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)


Las rutas del contrabando de la fauna de Galápagos

¿Cómo salen las iguanas y tortugas de Galápagos? Para responder esto, primero hay que considerar que los reptiles por sus condiciones intrínsecas, como su bajo metabolismo y su docilidad, son fácilmente "traficables" pues al ser animales de sangre fría, al bajar su temperatura corporal bajan también su metabolismo y permanecen inmóviles durante semanas.


Tal como lo hacían los balleneros y piratas, en los siglos XVII y XVIII se llevaban vivas para después comerse las tortugas los bandidos del Siglo XXI las contrabandean para venderlos a coleccionistas y “amantes” de las mascotas exóticas.


Las fuentes consultadas en las islas y que pidieron la reserva de sus nombres mencionan tres formas de sacar las tortugas e iguanas de Galápagos:


Vía aérea Galápagos Guayaquil y de allí a Lima por tierra. La extracción de los animales se haría por San Cristóbal porque en Baltra, el Aeropuerto Ecológico realiza control con rayos X de toda la carga y maletas. Desde Guayaquil van por tierra a Lima y al puerto de Callao para luego ser enviados por barco al Asia o Europa vía marítima.


A la izquierda una de la rutas marítimas comerciales entre Perú y Europa. El viaje del barco mercante con contenedores dura 34 días en promedio y parten cada semana. Fuente: Sistema Integrado de Información de Comercio Exterior de Perú.


Vía marítima; los traficantes salen por la noche de la isla Isabela hacia mar abierto y entregan las iguanas, tortugas y lagartijas (entre otros animales) a un intermediario en un barco de pesca o carguero que la llevaría el alijo de animales al Perú y de allí se envían hacia Europa y Asia.


Lo penoso de este comercio es que solo una fracción de los animales llega a su destino con vida. Por las pésimas condiciones del viaje y el estrés se calcula que de diez animales que salen ocho mueren. Una muestra del alto grado de mortandad en el tráfico de vida silvestre se evidenció en el 2021 en Galápagos. De las 185 tortugas descubiertas en la maleta en el Aeropuerto Ecológico de Baltra, 20 fallecieron por el estrés, una tasa alta considerando que del inicio del viaje apenas pasaron dos días.

Parte del éxito de este comercio de vida silvestre depende de la manera en que los animales se reciban y los cuidados que les brinden. Eso refleja que en el comercio de estos reptiles se necesitan recursos económicos y grandes conocimientos específicos. Para el caso de las iguanas terrestres y marinas de Galápagos hasta aparecen en un libro sobre el cuidado de especies exóticas: Manual of Exotic Pet Practice que está disponible en tiendas de libros en línea.



Las lagartijas de lava de Galápagos sin protección internacional

En internet junto con las iguanas terrestres y marinas, se ofrecen otros animales de Galápagos como mascotas exóticas. Quienes no tienen los recursos para comprar y mantener una iguana grande, pueden permitirse el "lujo" de comprar una lagartija de lava, a pesar que esta es una especie protegida en el Ecuador, también se trafica.


En resumen, el tráfico ilegal de especies de Galápagos se ajusta al presupuesto del mercado. Basta con hacer una búsqueda en las redes de mascotas exóticas y encontrar animales considerados endémicos como la lagartija de lava de isabela (Microlophus albemarlensis).


La alerta sobre el comercio de este reptil llegó a Bitácora Ambiental mediante redes sociales la investigadora Verónica Toral y la activista contra la pesca ilegal Cristina Cely alertaron la venta de esta especie desde otro criadero de animales en cautiverio. Al buscar el origen, se determinó que estaba en Ucrania; lamentablemente, por la invasión de Rusia no se pudo recopilar la información de cómo llegaron los reptiles reproductores a esa parte de Europa.


Del género Microlophus se ha determinado que 12 especies están presentes en el Ecuador y nueve solamente se encuentran en las islas Galápagos. Pero estas lagartijas solo están protegidas por la legislación ecuatoriana, no están en las listas de CITES, llamadas apéndices. El Apéndice uno es para las especies más amenazadas, en peligro de extinción y el Apéndice II para aquellas que se permite el comercio sujeto a una reglamentación estricta a fin de evitar utilización incompatible con su supervivencia.


Por qué las especies de lagartijas de lava de Galápagos no constan en ninguno de los estándares de protección internacional? La respuesta de CITES es que la lagartija de lava de Galápagos (Microlophus albemarlensis) no se considera en peligro y, por lo tanto, no aparece en los Apéndices de CITES. "Estamos revisando y recopilando información regularmente sobre qué especies pueden estar amenazadas, pero actualmente, aparte de la amenaza que trae consigo el Cambio Climático, no se cree que haya amenazas adicionales para la especie", respondió la oficina central de CITES.


Washington Tapia, herpetólogo y ex director del Parque Nacional Galápagos, considera que en los estándares de CITES y la UICN no se consideran las condiciones particulares de cada país, peor de un ecosistema en particular. "Tenemos un vacío de información sobre la lagartija de lava, sobre sus hábitos y el estado de sus poblaciones, no solo para las lagartijas de Galápagos. Esos mismos estándares se aplican a otras especies como el petrel de Galápagos (Pterodroma phaeopygia) que se lo considera como en Peligro Crítico, a pesar que sus poblaciones se han recuperado gracias al trabajo de protección de sus lugares de anidación".


Por su parte el Ministerio del Ambiente no indicó el procedimiento para incrementar la protección de la lagartija de lava de Isabela.

Captura de pantalla de la oferta de lagartija de lava de Isabela en una página de internet de un criadero de reptiles en Ucrania.


Próxima entrega, el comercio internacional de las tortugas gigantes de Galápagos y la historia de su depredación.


Este reportaje se realizó con fondos propios de Bitácora Ambiental. Sus aportes hacen posible el periodismo independiente. Para hacer donaciones por favor escriba a franklin.vega@gmail.com