• Franklin Vega

Master Chef Ecuador despelleja la falta de datos sobre el tráfico y consumo de la vida silvestre

Actualizado: 6 ene

El programa de TV promueve el consumo de carne de monte que es peligrosa para la salud. El comercio ilegal de animales silvestres para mascotas o ser comidos no tiene cifras oficiales en Ecuador. La Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Nacional del Ecuador rescató 14.299 ejemplares de vida silvestre, entre el 2019 hasta noviembre del 2021. El impacto de la caza furtiva y el comercio es evidente según estudios de WCS.

Este es un Crocodylus acutus conocido como cocodrilo de la costa en Ecuador, caimán aguja en Colombia o cocodrilo de Tumbes en Perú y que está en peligro crítico de extinción. Foto: Paula Ruiz @PawGeous en Twitter


¿Cómo escribir sobre el fomento a un delito sin aportar a una polémica desatada en redes sociales, que a la larga beneficiará solo a los infractores? Los publicistas dicen que no hay mala publicidad, que lo importante es que se hable de un producto, no importa qué se diga.


Desde hace 20 años he documentado cómo las empresas: petroleras, pesqueras, de turismo o del espectáculo terminan haciendo lo que les conviene a sus propietarios; no importa nada si al final, las acciones (legales o ilegales) y sus riesgos se cubren con las ganancias económicas. Es decir, si ganan lo suficiente para cubrir multas (si acaso les multan) por construir sin permiso o fusionar cupos de barcos, talar el bosque o el manglar para hoteles o plantaciones.


Una muestra reciente fue el programa #34 de #MasterChefEcuador emitido el lunes 3 de enero por la noche (aquí el enlace). La novedad empieza en el minuto 42 cuando la chef-presentadora anuncia “las proteínas diferentes”, para la sorpresa de quien escribe aparecen los cortes de capibara, venado, caimán (en el programa le llaman babilla) y tollo (tiburón).


De inmediato las imágenes de miles de animales sacrificados se agolpan al igual que los esfuerzos por frenar uno de los delitos más lucrativos en el mundo: el tráfico de vida silvestre. He decidido intentar publicar sin ser alarmista, pero aquí no hay vuelta: el consumo y el tráfico de animales salvajes es un delito que mueve cientos de millones de dólares y causa severos impactos en el ambiente.

Captura de pantalla de Teleamazonas en la cual se presentan los corte de carne de monte de capibara, venado, caimán y tiburón.


El Ministerio del Ambiente Agua y Transición Ecológica reconoció, por lo menos, que el consumo de carne silvestre es un delito en Ecuador (aquí el boletín oficial). El documento salió luego que la ola de críticas al programa y al canal de televisión por fomentar el comer de carne de monte alcanzaran niveles multitudinarios, claro digitalmente hablando; fueron más de 200.000 impresiones de trinos en Twitter sobre el tema, solo el de Santiago Ron (@Santiak herpetólogo de la Universidad Católica) tiene 74.000 y aumentando.


El Movimiento Animalista Nacional del Ecuador emitió un comunicado en el cual piden se explique de dónde provino la carne de estos animales, a la vez que “alertan que este tipo de "shows" procuran normalizar el consumo de animales protegidos, cuya tenencia maquilla el tráfico de animales silvestres y la destrucción de ecosistemas”.


Las críticas alcanzaron hasta a los auspiciantes del programa: Supermaxi, Umco, Diners Club, Banco del Pichincha… Solicitamos, vía telefónica y por correo electrónico, la versión de Teleamazonas y de los productores de Master Chef sobre este programa en el cual cocinaron especies protegidas en el Ecuador y que están bajo alguna categoría de amanza, pero hasta ahora no logramos una respuesta.


La ONG WCS dio un paso más y solicitó que "Teleamazonas y los productores del programa MásterChef Ecuador, realicen una aclaración pública sobre el aprovechamiento de carne de animales silvestres en el Ecuador, y sobre la procedencia de la carne silvestre que fue utilizada en el programa".


Mientras esto sucedía, el ministro del Ambiente de Colombia fue más categórico y anunció en Twitter una investigación conjunta con la Fiscalía de ese país ratificando que “El tráfico y comercialización de fauna silvestre es un delito en Colombia”.


El tráfico ilegal de animales silvestres está relacionado con otros delitos como el narcotráfico. Foto: Paula Ruiz @PawGeous en Twitter


Si se revisa la web, las polémicas de qué se cocina en Master Chef son parte de sus guiones, en otros países e incluso llegan a transmitir como degüellan a los animales en vivo. Una apología a la crueldad hacia los animales con bastante audiencia.


¿Pero qué motivó el rechazo en redes sociales? Cristina Cely, veterinaria y activista, fue enfática al decir que el Ecuador cambió. “Ya no somos unos cuantos locos que reclamamos por los derechos de los animales, somos miles que pedimos mayor protección. Con el intento de autorizar las corridas de toros en Quito y antes con la fallida moratoria de los tiburones en la Asamblea Nacional se demostró que el país ya no tolera lo que antes se consideraba como normal y que el costo político de mantener estas prácticas es alto y eso se verá en las próximas elecciones”.


Su decisión y optimismo la comparte Paula Ruiz, una activista ambiental de Colombia, quien combate el tráfico de vida silvestre desde hace diez años, resalta que en su país el consumo y comercio del tiburón está completamente prohibido, para el caso de capibaras y caimanes hay zoocriaderos, su consumo está regulado y para los venados no está permitida la caza.

"La época de la Semana Santa es un problema para los ambientalistas de Colombia ya que se consumen iguanas y tortugas terrestres. El consumo de carne de animales silvestres debe ser abordado de forma regional". Paula Ruiz, ambientalista de Colombia

Ruiz acota que existen más aristas del tráfico de la vida silvestre, tanto para mascotas como para consumo de carne, pues están vinculadas a todo tipo de industria como la moda o el turismo. “Los “selfies” con animales silvestres son fruto del tráfico ilegal. No obstante, en Colombia tiene un agravante adicional que es la relación con el narcotráfico. Esos delitos han infiltrado en muchas instituciones y combatirlos es una tarea enorme, lo que me ha ayudado es el peligro que representa para la salud humana el consumo de animales silvestres. Una tortuga mal preparada puede transmitir una serie de enfermedades”.


Cely, como veterinaria, amplía la explicación de la zoonosis: enfermedades infecciosas transmisibles desde animales vertebrados al ser humano. “El riesgo es no solo es la ingesta, también es la manipulación y el contacto con los fluidos de los animales. En este sentido, los criaderos no son una solución porque se concentran más animales y se multiplica el riesgo de transmitir una enfermedad a animales domésticos y al hombre. Los murciélagos tienen coronavirus, pero en ellos no produce enfermedad o afectación. La pandemia por Covid 19 se originó en un mercado de animales silvestres, el tema no es sencillo ni carece de importancia, por esto me asombra que un programa incite a comer este tipo de animales cuando es todo lo contrario”.


A pesar de los esfuerzos de los activistas de Colombia, existen letras pequeñas en las leyes, vericuetos legales por los cuales se permite el consumo de animales silvestres como el de los zoocriaderos. En ese país en el 2020 se prohibió toda la pesca de tiburón como una medida para frenar el tráfico internacional de los escualos y sus aletas, pero el control no es suficiente. Ruiz señala el poder económico de las pesqueras industriales: "la atunera Van Camps, con el dinero y los aportes hechos al Gobierno, es muy difícil que sean sancionados pese a las denuncias”.


Estos son los datos de los decomisos de animales silvestres en Colombia según las investigaciones de WCS.


El tráfico de animales silvestres sin cifras oficiales

Conocer el impacto del tráfico ilegal de vida silvestre como mascotas y para comida es una tarea difícil en el Ecuador. El Ministerio del Ambiente no proporcionó cifras y las disponibles son incompletas; en su comunicado por caso de Master Chef indicó que “durante el 2021, ha desarrollado 527 operativos de retención y rescate, ha iniciado 12 procesos penales por delitos contra la vida silvestre y ha levantado 23 procesos administrativos por ilícitos contra la biodiversidad”. ¿Pero esto es poco o mucho?


Hay casos tristemente "insignes" de comercio comercio ilegal de vida silvestre como la exportación fraudulenta de 26 toneladas de aletas de tiburones de especies protegidas a Hong Kong, en el 2020, sin lograr sanciones hasta ahora como un delito ambiental. O las 186 tortugas galápagos que se incautaron en el aeropuerto Ecológico de Baltra, Galápagos, en marzo del 2021.


Según datos de la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Nacional del Ecuador, entre el 2019 hasta noviembre del 2021, se “rescataron” 14.299 ejemplares de vida silvestre. Es decir que son 14.299 animales extraídos de sus hábitats para ser mascotas o ser comidos.

Fuente: WCS, datos de la la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Nacional del Ecuador (UPMA)


¿Pero las cifras qué tanto reflejan la situación de la fauna silvestre? ¿Es mucho o poco lo decomisado/rescatado? Parte de esta respuesta la tiene la ONG WCS, que en varios de sus estudios, han demostrado como la cantidad de animales en el bosque ha disminuido de manera drástica en zonas como la vía Maxus al interior del Parque Nacional Yasuní o en la vía Auca, que va desde el Coca hacia el sur y proporciona accesos sin control al Yasuní y al territorio Ancestral Waorani.


Entre las causas de la disminución están la caza y el comercio ilegal de la carne de monte. Julia Salvador, Coordinadora de Combate de Tráfico Ilegal de Vida Silvestre de WCS Ecuador, da un ejemplo: “en el 2011 durante un año calculamos que solo en Pompeya (el puerto del río Napo, donde parten las gabarras para la vía Maxus) en promedio se comercializaban 14 toneladas de animales de vida silvestre. Las principales especies comercializadas eran pecarí de collar y labio blanco, mini chorongo, mono araña, guanta”.

Resultados del Estudio de WCS sobre la densidad de animales en el norte del Parque Nacional Yasuni.


Salvador deduce, en base a sus estudios, que la cifra es mucho mayor en la actualidad. “La demanda se ha incrementado y los decomisos también, pero lo incautado no llega ni al 10 por ciento del volumen total del tráfico”. Según sus datos, los animales más traficados para consumo de carne son: el pecarí o puerco zaino, el mono chorongo, el mono araña y la guanta. Mientras que como mascotas están los loros y papagayos, los monos y perezosos, las tortugas, las serpientes, iguanas y las ranas de colores.


Salvador resalta el ejemplo de la vía Maxus e indica que “refleja la realidad de todo el país y de que los patrones que se cumplen, con un agravante que se controla el ingreso de la vía Maxus y que el bosque al ser parte del Parque Nacional Yasuní está de alguna forma protegido”.


Resultados del Estudio de WCS sobre las toneladas de animales comercializados en el norte del Parque Nacional Yasuní.


La pregunta es ¿qué pasará con la nueva carretera que el GAD provincial de Orellana está abriendo entre Taracoa y Pompeya, en el margen sur del río Napo? Por citar solo un ejemplo, pero si no hay animales seguro se llevaran la madera dura que aún queda en el bosque y que es difícil de controlar. Aquí el trino de la Fundación Alejandro Labaka en el cual alertan sobre la vía, que se inició cuando Guadalupe Llori era Prefecta de Orellana y que la actual prefecta Magaly Orellana continúa abriendo.

Imagen satelital de la vía Taracoa-Pompeya que construye el GAD Provincial de Orellana. Fuente: Fundación Alejandro Labaka.


Regresando al programa de televisión, todos los esfuerzos de organizaciones como WCS y proyecto Sacha, por citar sólo dos nombres, y muchas otras se quedan casi en el aire cuando unos cocineros famosos deciden que para entretener a su audiencia prepararán animales raros para ellos, no importa que estén en peligro de extinción o que sea un delito. Como dice Luis Suárez, director de Conservación Internacional, "cada ciudadano, desde donde esté, tiene la responsabilidad de hacer las cosas bien. Los chefs pueden y deben ser agentes de cambio para promover un consumo responsable. Hay ejemplos de ches responsables en Ecuador. Gastronomía y conservación pueden y deben ir de la mano".


¿No será hora de apagar la TV y pensar más allá del entretenimiento vacío? Si algo le conviene al país, pero es contrario a los intereses de los dueños de las empresas, seguro se hará lo segundo si los ciudadanos no actuamos.

363 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo