• Elena Mejía

Mitos y verdades de las noticias ambientales más sonadas del 2021 en 5 minutos

Actualizado: 22 mar


Según Facebook, dedicamos de 20 a 30 minutos a los temas ambientales al año. Y en contraste 700 minutos al fútbol. Casi 2000 minutos a videos de gatitos.


Estimada gente lectora, estoy sentada frente a mi viejo computador, sin saber cómo abordar las noticias más importantes del 2021. Es que se supone que, como escritora científica, por un lado, escriba artículos técnicos y por el otro como escritora de Bitácora Ambiental haga lo mismo, pero más fácil. Además, en cinco minutos.


Pues bueno, me rehúso a poner un año entero de noticias en una cápsula para que ustedes la puedan digerir con facilidad. ¿Por qué voy a ser yo la causante de que ustedes, así sean ocho lectores, vayan por el mundo creyendo que lo importante se escribe en tres caracteres? Sin duda, para eso, hay Twitteros y Twitteras mejores y con más talento que yo.


Aunque debo ser honesta que si tuviera que escoger solo tres palabras para ustedes, que definan el año 2021 serían: no vean gatitos. Y otras tres: cuestionemos toda información.


No se confundan, acepto el reto de contar el año en términos ambientales de manera concisa, pero nunca le voy a dar el gusto a mi editor de escribir cuatro párrafos para que quepan en nuestros lindos teléfonos.


Es que un año en cinco minutos, ni las revistas de variedades con todo su presupuesto para hacer videos. No digo que será un tormento leer esta nota, intentaré hacer amena la lectura, pero mi objetivo no es entretener sus mentes, no. Mi deseo es darles información de calidad y aportar a que dejen de ser "greenwasheados" en el 2022. Ya es suficiente de buscar noticias felices cuando cosas graves pasan a nuestro alrededor.


Para hacer el balance del año en términos ambientales, pedí a 10 personas que propongan un ranquin de las noticias relevantes del 2021. Ellas y ellos, leyeron varios portales de noticias, incluido Bitácora Ambiental. Luego votaron levantando la mano, a la antigua. Y yo conté, rayando con unos palitos en un papel los votos así: l/l/l. Sigue funcionando como en la escuela. No hubo necesidad de involucrar a Tilo Gustavo, mi gato. No todo tiene que tener a estos animalitos adorables de por medio.


Ahora, fuera de sarcasmos y bromas, para mí el verdadero reto de este artículo no es escribir un microrelato, es buscar lo que en verdad pasó detrás de los entretelones de ciertos titulares verdes en el 2021. Es decir, sus mitos y verdades, porque yo sé, que no todo lo que brilla es verde. Hay que raspar más abajo de la superficie.


Así que para rematar el año, aquí les presento un dossier, que puede ayudarles a no tratar los temas de la naturaleza con tanta incredulidad. A dejar de llorar por nimiedades. ¿Tienen en verdad un corazoncito verde? Entonces, hay que informarse bien y mejor, es el aporte más grande que usutedes pueden hacer por la conservación.


Estoy convencida que compartir verdaderas noticias ambientales es la única manera que la naturaleza entre en el debate diario de los medios de comunicación. ¿No creen que los temas ambientales deberían estar en cada espacio al igual que el fútbol o los hermosos gatitos? Lean nuestra lista y respondan a esa pregunta.


El anuncio de la declaratoria de la Nueva Reserva Marina de las Galápagos

Mito: La industria atunera que siempre está preocupada por el ambiente fue clave para la creación de la Reserva Marina de las Galápagos. ¿Sarcasmo o humor? Este sector dice implementar altos estándares ambientales en sus prácticas de pesca y procesamiento, como usar sacos de yute en vez de plásticos para sus dispositivos de agregación de peces (plantados). Los dispositivos pescan igual de forma arbitraria, pero son más ecológicos. Ser ecológicos y socialmente responsables es lo que importa. A la final, la industria pesquera da empleo a miles de personas. Estas personas no visten con sacos de yute...todavía.


Verdad: Fueron organizaciones de la Sociedad Civil y el Ministerio del Ambiente quienes impulsaron la creación de la Reserva Marina. Según un chisme del mismo ministro del Ambiente en el conversatorio de la Embajada de Estados Unidos, hasta una reunión en la casa del presidente Lasso en Guayaquil, fue necesaria para que el sector industrial, aceptarán que la reserva era la idea más sensata. En ningún momento el sector atunero apoyó la creación de la reserva marina, más bien invirtieron recursos para truncar los esfuerzos nacionales e internacionales para su creación. Sus prácticas ambientales llamadas sostenibles solo encubren un “greenwashing” que evita mostrar que todos sus esfuerzos van en contra de la sostenibilidad. Una muestra: los plantados que pescan ilegalmente en la Reserva Marina de Galápagos.


Foto: captura de pantalla de la reunión COP 26. Nota: Intenté buscar una foto del presidente con gatitos pero no tiene ninguna. Aquí toda la información.


El fallo histórico de la Corte Constitucional a favor del bosque los Cedros

Mito: Cuando estalló la noticia del fallo, varias organizaciones ambientalistas de Ecuador y Estados Unidos sacaron boletines, webminars y bonitas declaraciones. Según estas organizaciones y algunos portales digitales, su esfuerzo fue crucial y hasta vital para que el fallo de la Corte Constitucional sea favorable para la naturaleza. Sin esta acción colectiva nunca se hubiera logrado ganar el juicio. ¿Será?


Verdad: Fue la Municipalidad de Cotacachi bajo el liderazgo del alcalde Auki Tituaña quien presentó, ejecutó y gastó en la demanda. Las organizaciones ambientalistas presentaron de forma individual “Amicus Curiaes” para apoyar el juicio del GAD. Un Amicus lo puede presentar cualquier persona natural o jurídica en el Ecuador, no quiere decir que lideraron un proceso. Ninguna organización ambientalista reconoció el rol de la municipalidad. En palabras del alcalde “existe oportunismo en esas organizaciones”. La primera vez que un alcalde hace algo por la naturaleza y no le otorgan los laureles. Al César lo que es del César y al señor alcalde Auki también.

Foto: captura de pantalla del portal de la Corte Constitucional todo el trámite aquí


La balsa deforestadora de la Amazonía

Mito: la balsa es causante de la deforestación en la Amazonía. Las comunidades son presa de la necesidad y quedan a merced de los madereros ilegales. Hay una creencia que todas las cortas de balsa son ilegales. Es culpa del Ministerio del Ambiente por no controlar la balsa. Mucha gente hasta lloró con las historias de la balsa. Se produjeron reportajes en medios internacionales. Se filmó hasta un documental. Al final se generó suficiente atención para atraer fondos internacionales aunque la corta de madera sea algo que sucede a diario desde hace muchos años.


Verdad: la balsa es una especie que no está en peligro de extinción. La balsa es comercializada desde hace tiempo en la Amazonía y está lejos de ser la causante de la deforestación. A pesar de la alarma por cortas informales, según fuentes no oficiales, una plantación legal de balsa se estableció en 200 Hectáreas de bosque comunitario. Nadie dijo nada sobre esto, aunque obviamente cortar bosques para plantar no esté bien. Otras especies forestales de mayor valor salen a diario del Yasuní y al parecer no importa. La balsa no necesita guías solo permisos simples al ser una especie de regeneración. Lo cómico es que luego de la presión mediática el Estado ecuatoriano aprobó préstamos al 1% para plantaciones para evitar la deforestación de la selva por la balsa. Seguramente alguien se ríe de todo esto, pero no soy yo y ahora tampoco usted. ¿A quién le prestan al 1% en este país?


Foto de camión de madera sin placas en Quito. Madera dura no balsa. Toda la información aquí.


El Yasuní se va a destruir por la carretera al ITT

Mito: Hace poco varios colectivos anunciaron un peligro inminente para el Yasuní la carretera al Bloque IIT. Presentaron firmas y se pararon de cabeza bajo la consigna de que se va a destruir el Yasuní por la construcción de esta carretera. Esta vía cruza el bloque petrolero 43 también conocido como ITT o Ishpingo-Tambococha-Tiputini. Supuestamente esta carretera que cruza el parque afectará a los pueblos indígenas en aislamiento voluntario.


Verdad: Aunque ustedes lectores y lectoras de escritorio urbano, sí es una queja, no hayan ido a Yasuní, deben sacar de su cabeza que existe una sola carretera en el Yasuní. Hay “full”, carreteras. La más antigua es la vía Auca que da acceso a las zonas en donde más se han reportado interacciones con los pueblos en aislamiento voluntario. La amenaza emergente al Yasuní no es solo la ITT, es la construcción de la carretera entre el Coca y Pompeya porque da acceso directo al parque. Este acceso antes solo se hacía por gabarra. Esta carretera es promovida por la prefecta de Orellana, Magaly Orellana, siguiendo el legado de la ex prefecta Guadalupe Llori. Lo cierto es que nadie, ni el sector ambientalista quiere pelearse con las autoridades del Coca.

Captura de pantalla del trino de la Fundación Alejandro Labaka, la única que se ha fajado por los pueblos que habitan el Yasuní.


El Ecuador es el tercer exportador de aletas de tiburón en el mundo

Mito: el Ecuador no es uno de los principales exportadores de aletas de tiburón. Los industriales atuneros afirman que no pescan tiburón y que son aisladas e incidentales las capturas de esta especie. Así mismo, implementan prácticas “sostenibles” para pescar tiburones que son difundidas en su programa “Azul Sostenible”. Hasta un experto mexicano miembro de la UICN se presentó en dicho programa para justificar porque esta bien pescar tiburones. Enserió ¿está bien pescar tiburones?


Verdad: El Ecuador es el tercer exportador de aletas de tiburón del mundo. Además, existen serias fallas del control y la trazabilidad de la pesca, por lo que, la Unión Europea mantiene una tarjeta amarilla para el Ecuador. En el futuro esta tarjeta impediría las exportaciones de atún a Europa. En tanto, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos analizará en su próximo estudio el nivel de exportación de aletas de tiburón en el Ecuador, lo cual, podría afectar al sector industrial.


Cuerpos de tiburones en Manta descargados de los barcos pesqueros industriales (cerqueros). Foto: Franklin Vega


El Ecuador será un destino inmobiliario, aunque se acabe con todas las quebradas

Mito: un discurso marcado en el gremio de la construcción es que la inversión inmobiliaria busca alternativas ecológicas y apoyar la planificación de los municipios de manera sostenible. Varios voceros repiten como mal reggaetón que la construcción es el sector que más dinamiza la economía de las ciudades. Según el ministro de Vivienda Darío Herrera el Ecuador será un destino de inversión inmobiliario.


Verdad: la especulación inmobiliaria destruye los suelos de protección ecológica de todas las ciudades del Ecuador, incluso Galápagos, en nombre del crecimiento urbano sostenible y el turismo ecológico. Urbanizaciones, centros comerciales, lotizaciones turísticas, se alzan en sitios patrimoniales, lugares de anidación de especies, bosques protegidos, etc. A pesar de que los municipios entregaron sus planes de suelo durante en el 2021 bajo consideraciones ambientales, siguen emitiendo permisos para lotizar o construir en zonas frágiles para la naturaleza y la gente. La construcción genera empleo, a costa de destruir espacios naturales, muchos de los cuales no son formales.


La quebrada de Carretas al norte de Quito es una muestra del avance inmobiliario.


El turismo en el Ecuador es sostenible, afirma Niels Olsen en una gira de promoción por Estados Unidos

Mito: el ministro de Turismo Niels Olsen aseguró en Estados Unidos que el turismo en Ecuador es sostenible. Así también, se habla de una coordinación cercana con las municipalidades que ostentan la competencia de turismo en las ciudades ecuatorianas. Las áreas protegidas como Yasuní, Cuyabeno, Machalilla, Cotopaxi y Galápagos, principales atractivos del turismo extranjero son parte esencial de este plan de turismo sostenible.


Verdad: la mayoría de las municipalidades con áreas protegidas terrestres o marinas están lejos de implementar planes adecuados para cuidar los recursos naturales y promover el turismo sostenible. El Ministerio de Turismo y el Ministerio del Ambiente se excusan en las autonomías municipales para no ejercer control adecuado. El municipio de Puerto López favorece la inversión inmobiliaria turística que perjudica al Parque Nacional Machalilla y ejerce presión sobre las especies. La municipalidad de Isabela, en las Galápagos, evita controlar lotizaciones de lujo de “gente de bien” y permite la corta de manglar por empresas y negocios que ponen sus ecológicos banquitos encima de las zonas de anidación de iguanas. La Playita en Mompiche, zona de anidación de tortugas no es regulada y se corta manglar para promover el cambio de suelo de protección a turismo. En el Cuyabeno la contaminación crece y todos quieren un pedacito para su emprendimiento turístico. Y la lista sigue.


Una muestra del acoso sistemático a las ballenas en Puerto López con la venia del Alcalde. El turismo informal terrestre y marino no se controla en el Parque Machalilla. Foto: Captura de pantalla del TikTok del Alcalde de Puerto López.


La Corte Constitucional intenta desconocer los resultados de la consulta popular sobre las corridas de Toros en Quito

Mito: los toros y las peleas de gallos son cultura y patrimonio de Quito. Existe un imaginario en algunas familias que los toros son parte de nuestra herencia española que debe ser aprendida por las nuevas generaciones. Para defender esta herencia, el sector taurino, interpuso una demanda para pelear por "nuestros derechos". ¿Hasta cuándo el colonialismo?


Verdad: este disparate movilizó a la ciudadanía y al sector animalista, quienes para no dejar que meta la pata la jueza Carmen Corral, al pensar que 20 personas son más que dos millones de ciudadanos y ciudadanas, le volvieron a decir: “no queremos matanzas por diversión”. Es prohibido que los menores de edad participen en este tipo de eventos y aún así varios niños fueron desalojados por la Agencia Metropolitana de Control (AMC) de corridas clandestinos de toros. ¿Quién lleva a sus guaguas a ver semejante espectáculo? Tantas palabras que no puedo escribir, pero seguro ustedes también las están pensando.

Captura de pantalla de El Comercio.


La muerte de dos jirafas en el 2021 muestra una serie de negligencias por parte del Estado y la urgencia por prohibir la importación de especies exóticas

Mito: las especies exóticas pueden vivir en zoológicos que las rescatan porque están en peligro en otros lugares. Los animales no sienten ni se ponen tristes. La caza es parte del ser humano y por eso se pueden importar para este fin exclusivo, claro especies no endémicas ni en peligro de extensión. El intercambio de especies exóticas entre zoológicos es educativo. Todas estas ideas sobre los animales como objetos fueron empujadas por excentricos alcaldes, dueños de zoológicos y personas interesadas en la caza. ¿No sabían que existían personas así en el Ecuador? hasta pidieron importar los hipopotamos de Pablo Escobar. Esto último, no es broma.


Verdad: los animales silvestres exóticos no son atracciones para zoológicos, ni mascotas para casas. En el Ecuador no existe la medicina para tratarlos en caso de emergencias ni las condiciones económicas para mantenerlos. En la actualidad existe un pedido por parte del sector ganadero para quitar del Código Orgánico Ambiental la propuesta de reforma para prohibir la importación de estos animales. Se mantiene el pedido de autorizar la importación de animales para la caza deportiva. Los colectivos animalistas hacen un trabajo excepcional aunque a veces su trabajo sea denigrado.


La última jirafa que murió en Loja por la negligencia de las autoridades. Foto: ADALoja


Tres, dos, uno...Feliz año.

Si les dolió el dedo de tanto bajar la pantalla para leer solo los títulos sepan que eso les debió tomar un minuto. Si leyeron todo sepan que ni de lejos logré hacer este resumen en cinco minutos, fueron diez. Les mentí y ustedes me creyeron porque usé una foto de un lindo gatito. No es tan difícil engañar al público. No se dejen.


Para este nuevo año, les deseo que dejen de llorar por el plástico solo porque es chic y está de moda. Quiero que lloren porque los suelos de protección ecológica se acaban bajo el cemento. Lloren porque la industria marca la pauta de las leyes ambientales. Porque suceden cosas absurdas en este país que afectan a los animales. Que lloren conmigo de impotencia por las mujeres amazónicas víctimas de violencia intrafamiliar en comunidades donde se ha invertido más dinero para la conservación que en cualquier otro sitio. Que lloren por el bosque seco que a nadie le importa. Que lloren porque hay gente que no le importan los derechos y bienestar animal. En fin que lloren por lo importante.


En promedio, según Facebook, dedicamos de 20 a 30 minutos a los temas ambientales al año. Y en contraste 700 minutos al fútbol. Casi 2000 minutos a videos de gatitos. Yo solo pido subir los contenidos ambientales a 350 minutos al año, es decir, un minuto al día para la naturaleza en el 2022. ¿Es mucho pedir?




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo